El supercomputador se une a la lucha contra el cáncer
Nov30

El supercomputador se une a la lucha contra el cáncer

El Centro de Supercomputación de León diseña un método para hacer más eficaz la lucha contra los tumores de colon y recto SUSANA VERGARA PEDREIRA | LEÓN Casi a la misma hora en que una nave espacial se posaba sobre un cometa por primera vez en la historia, casi en el mismo momento en que la sonda Roseta llegaba al cometa 67P después de un viaje de 10 años y 500 millones de kilómetros y el módulo Philae mandaba las primeras fotos antes de sumirse en un sueño profundo que durará hasta que el astro gire y el Sol active de nuevo las baterías, uno de los más poderosos ordenadores creados por el hombre hacía en León millones de operaciones matemáticas al servicio de la ciencia. Un equipo de cuatro personas ha embarcado al Supercomputador de León en la lucha contra el cáncer. Contra el que más afecta a los leoneses, el de colon y recto. El método computacional diseñado por el grupo leonés del Centro de Supercomputación instalado en el Campus de la Universidad de León permitirá una lucha más eficaz contra este tipo de tumor que cada año afecta a 350 nuevos pacientes en la provincia. Hará más asequible el tratamiento contra el cáncer, será un avance para un tratamiento personalizado para cada enfermo y, sobre todo, averiguará qué tratamientos, fármacos y acciones médicas del protocolo universalmente establecido para tratar este tipo de cáncer son los más eficaces. O, lo que es lo mismo, salva más vidas. Se trata de supervivencia, de analizar en tiempo récord miles de datos que permitirán eliminar las variaciones de curación o, si no es posible, de cronificación de la enfermedad. El Supercomputador ayudando a los mejores especialistas para obtener los mejores resultados. Antes de que los jóvenes ingenieros Jesús Lorenzana, Pablo Martín, Javier Pérez y Cristina Esteban crearan el sistema de gestión, esos cálculos que estarán ahora computerizados los hacían a mano, ‘a pedal’, los médicos de Digestivo del Hospital de León. Buscaban con sus ordenadores personales la fórmula matemática para frenar el cáncer colorrectal. En el Centro de Supercomputación leonés recuerdan la visita del doctor Tomás González de Francisco, jefe del Servicio de Cirugía y un médico de referencia en oncología. Ahí nació el embrión de este ambicioso proyecto que se extenderá a otros hospitales y a otros tipos de cáncer. A Tomás de Francisco le apasionó la velocidad de cálculo del superordenador. En el centro había además una motivación extra. Un interés personal del equipo de científicos e ingenieros además del profesional. Su director, Carlos Redondo Gil, tenía cáncer. Doctor en Ingeniería Informática, Electrónica y licenciado en Administración y...

Leer más
Sello TIC de calidad
Nov30

Sello TIC de calidad

Un centenar de centros leoneses entre colegios, institutos y escuelas oficiales cuentan con certificación digital M.C.C. | León La Consejería de Educación prevé que durante el curso 2015-2016, un total de 608 centros educativos -públicos y concertados- de la Comunidad tengan el certificado en la aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), lo que supone el 39 por ciento del total. Desde el año 2009, este programa reconoce a los centros que, nunca mejor dicho, hayan hecho los deberes en la aplicación y fomento de las nuevas tecnologías, en base a una escala de 1 al 5. En León, con la máxima nota, en este caso el 5 es el sobresaliente (o excelente), figuran 16 centros distribuidos por toda la provincia, entre colegios e institutos. Según explicó en declaraciones a Ical la directora general de Innovación y Formación del Profesorado de la Junta, Pilar González, para su concesión se valora si el centro trabaja con estas tecnologías en el proceso de enseñanza-aprendizaje de sus alumnos, dentro de una escala que tiene en cuenta también la formación. Con el nivel 4, en la provincia de León existen este curso 47 centros y con nivel 3, un total de 33 más. Para su concesión, en el apartado de ‘Infraestructuras y Equipamiento’ -otro de los que se valora-, se analiza cómo el centro organiza las redes de comunicación, líneas de internet, servidores o aulas de informática, entre otros, mientras que también es puntuable el apartado de ‘Formación del profesorado’, donde se examina el nivel de competencia digital de los profesores y el centro y planes de formación que se desarrollan. Por último, también se tienen en cuenta, en el apartado ‘Comunicación e interacción institucional’, si el centro utiliza las TIC para la comunicación con las familias, mantiene la página web y fomenta la información y formación de las familias en el uso de las TIC. Otro apartado más es ‘Gestión y organización’. En este caso se analiza si el colegio utiliza los programas de gestión informáticos en todos sus procesos administrativos y de gestión académica. Según Pilar González, los centros que quieran obtener esta certificación han de parecerse al ‘Centro ideal’ creado por la Consejería, con el que se comparará en el momento que éste presente su solicitud para alguno de los niveles de acreditación. En el nivel 5, son ya los que cuenta con un plan integral. La vigencia de la certificación de los centros acreditados en cada convocatoria es dos cursos escolares, a partir del 1 de septiembre del curso siguiente al que se...

Leer más
Viajar en cápsulas colgantes
Nov30

Viajar en cápsulas colgantes

Una compañía vinculada a la NASA desarrolla una red de transporte elevado, de alta velocidad y controlada por ordenador, que emplea levitación magnética PABLO GUTMAN | MADRID Tel Aviv, la segunda mayor ciudad de Israel con una población de más de 400.000 habitantes, podría convertirse en la primera urbe del mundo con taxis voladores, unos vehículos ligeros de dos asientos capaces de alcanzar 241 kilómetros por hora. Estos innovadores vehículos públicos funcionarán mediante levitación magnética, un sistema mediante el cual un objeto es mantenido en suspensión y movimiento por la acción de un campo magnético. Se desplazarán pendiendo de un monorraíl instalado a unos 6 metros por encima del nivel de las calles y lo ha desarrollado una compañía estadounidense vinculada a la Nasa junto con una empresa de alta tecnología israelí. Este sistema denominado SkyTran puede funcionar en cualquier ciudad de la Tierra, desde Buenos Aires hasta Bombay, aunque su primera red a nivel mundial está previsto que opere en Israel y que comience a construirse en el primer trimestre de 2015. Lo adelanta Jerry Sanders, Ceo de SkyTran. SkyTran (www.skytran.us), con sede en el Parque de Investigación de la Nasa, (www.nasa.gov/centers/ames/home) cerca de Mountain View, California, EEUU, e Israel Aerospace Industries, IAI, (www.iai.co.il) una empresa con sede en Lod, Israel, han llegado a un acuerdo para construir un Sistema de Demostración de la Tecnología SkyTran (TDS) en los terrenos del campus corporativo de IAI, dice Roger Margulies, portavoz de SkyTran. Según Margulies, SkyTran forma parte del denominado ‘Nasa Space Act Agreements’, un convenio que permite a las empresas firmantes acceder a una gran variedad de tecnologías, capacidades, experiencia, información y recursos de la agencia espacial estadounidense y combinarlos con sus propios avances en investigación y desarrollo. Rápido, barato, limpio «SkyTran es más que una innovadora forma de viajar con mayor rapidez y seguridad y de un modo más económico, así como ‘verde’ o respetuoso del medioambiente. También es un nuevo movimiento para mejorar nuestras vidas y el mundo que habitamos», enfatiza Margulies. Se plantea como el transporte del futuro. «A nadie le gusta el tráfico. Es la actividad más generadora de estrés, frustración y agotamiento de la vida del trabajador. El tráfico en las ciudades siempre va a ir a peor, no mejorará, y la única solución factible es circular por encima de los vehículos por las calles urbanas», dice Sanders. El proyecto inicial del SkyTran israelí prevé que estos vehículos se alimentarán de electricidad convencional, pero más delante el monorraíl estará equipado con paneles solares, lo que convertirá los taxis-cápsula en un transporte público más ecológicos. Las paradas consistirán sólo en unas escaleras y una plataforma,...

Leer más
Cazadora de palabras
Nov30

Cazadora de palabras

Valentina Barrio Corral. Filóloga por la ULE, ha colaborado en el Corpus del Español del XXI S. VERGARA PEDREIRA | LEÓN Una semana en la Universidad de León y ya supo que había elegido bien y que quería dedicarse a esto toda su vida. Valentina Barrio Corral, filóloga, 24 años, perteneciente a una familia de ciencias, ha colaborado en el proyecto Corpus del Español del siglo XXI de la ULE y la Real Academia Española. Más de 180 millones de formas de todo tipo y procedentes de todos los países de habla hispana para, entre otras cosas, poder conocer el significado de las palabras, sus características o sus combinaciones. Se puede consultar libremente en la página web de la Academia. Esta ‘cazadora de palabras’ ha participado además como profesora de Lengua Castellana en un proyecto de apoyo escolar a inmigrantes y como profesora de español en un proyecto de innovación docente en la Universidad de Salamanca y ha sido profesora de español para extranjeros en el Centro de Idiomas de la Universidad de León y de la Universidad de Salamanca además de correctora de los Diplomas de Español como Lengua Extranjera (Dele) del Instituto Cervantes y becaria en la biblioteca de la Facultad de Ingenierías Industrial e Informática de la Universidad de León. Una formación que no ha terminado —ahora está en un máster de Formación del profesorado y haciendo el doctorado de Mundo Hispánico— y que le permite articular una dura crítica al sistema español. «Hay mucho que mejorar y que cambiar», empieza. «Es necesario invertir más en la Educación puesto que es el futuro de un país. Y no en una educación de producción en serie, sino en una educación de calidad, crítica y para todos». No se detiene ahí Valentina Barrio. «Me gustaría insistir en la necesidad y la enorme importancia que tienen las Humanidades en una sociedad que parece apoyar sólo a aquellos que producen beneficios económicos. Sin la lengua, la música, la literatura, el cine, la pintura… no podríamos vivir. Seríamos entes que actuarían sin más, sin ser capaces siquiera de reflexionar sobre sus motivaciones, sus razones vitales, su cultura… Las Humanidades forman una parte fundamental de nosotros que necesitamos conocer y defender». Le gustaría vivir en España y dedicarse a la investigación y la docencia y despejar un futuro que se presenta «incierto». No le parece «justo» que haya «tantas personas formadas que se tengan que ir de su país a la fuerza porque no les dan oportunidades», denuncia. Cree que, como tantos otros, se merece una oportunidad para demostrar qué es lo que puede hacer. Confía en el cambio, denuncia «la escasísima...

Leer más
Nubes con secretos
Nov19

Nubes con secretos

El equipo encabezado por el profesor José Luis Sánchez, adscrito al Instituto de Medio Ambiente de la ULE, buscará en los próximos meses respuestas a grandes accidentes aéreos y turbulencias que se dan cuando una aeronave se adentra en una nube en condiciones extremas. manuel c. cachafeiro | león  1 de julio de 2009. El vuelo 447 de Air France desde el aeropuerto de Río de Janeiro a París acabó en tragedia en medio del Atlántico. El accidente se saldó con la muerte de sus 228 pasajeros, incluida la tripulación. La mayor tragedia en la historia de la compañía de bandera del país galo. La causa no fue un fallo técnico más. La Oficina de Investigación y Análisis para la Seguridad de la Aviación Civil señaló, tres años después, en julio de 2012, que el Airbus A330-203 impactó contra el agua del océano después de perder altura por «el congelamiento y consecuente fallo de los tubos Pitot que indican la velocidad, junto con una combinación de errores humanos por parte de los pilotos en la gestión de la emergencia». Pese a ser contempladas e investigadas desde hace siglos, las nubes guardan todavía muchas incógnitas y muchas respuestas a fenómenos meteorológicos. El accidente del Airbus de Air France lo constata. «Estudiando las nubes también se pueden prevenir accidentes», resume el catedrático de Física Aplicada de la Universidad de León José Luis Sánchez, que está al frente de un grupo de trabajo del Instituto de Medio Ambiente de la ULE. «Una de las posibles causas del accidente -explica Sánchez sobre el vuelo de Air France- fue la formación hielo en las alas, que alteró la aerodinámica de vuelo, y la entrada en ciertas partes de las estructuras nubosas que resultan ser de alto riesgo». Y es que, según añade, después de cierto letargo científico, «se están volviendo a retomar los estudios de detección de hielo en los aviones haciendo campañas de vuelos científicos y también haciendo experiencias en túnel de viento». Este grupo de expertos leoneses colabora desde 1996 con el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (Inta), a través de su sección de Certificación y Experimentación. Justo el estudio de las nubes es uno de los proyectos más ambiciosos de la colaboración de este organismo con el grupo de José Luis Sánchez de la Universidad de León. En el caso del accidente de Air France, según las conclusiones de las posibles causas, hubo «una altísima probabilidad» de que las condiciones meteorológicas ofrecieran un escenario para el que la técnica aeronáutica no estaba preparada. Meteorisk, que así se llama el proyecto, se situará en los próximos meses en medio de la...

Leer más