En casa con el calor de la tierra
Nov19

En casa con el calor de la tierra

Un ingeniero de minas leonés diseña un sistema de climatización y agua caliente para una vivienda usando el calor generado en el subsuelo Está a un palmo de nosotros, justo debajo de nuestros pies. Una fuente de energía gratis e inacabable, que no contamina y es accesible en todo el planeta. El objetivo, aprovechar el calor interno de la Tierra y usarlo para calentar, por ejemplo, las viviendas y el agua que se usa a diario para ducharse, lavara y limpiar. El ingeniero de Minas leonés Alfonso Cordero Rodríguez ha diseñado un sistema de climatización y agua caliente sanitaria mediante bomba de calor geotérmica que se puede aplicar en una vivienda familiar. Una tecnología de escasa aplicación en España pese al auge en los países nórdicos, Estados Unidos y Canadá. El principio de funcionamiento de la bomba de calor geotérmica es el mismo que el de un frigorífico o el aire acondicionado. Con algunas diferencias. Los sistemas de aire acondicionado debe extraer el calor del aire exterior, que en invierno ronda los 0ºC. La bomba geotérmica emplea como fuente de calor el subsuelo. La Tierra mantiene una temperatura constante durante todo el año de aproximadamente 15 ºC hasta una profundidad de cien metros. Es lo que se conoce como energía geotérmica de baja entalpía. Alfonso Cordero ha ideado un sistema que se puede utilizar para captar el calor de la Tierra a través los sondeos de poca profundidad conectados a la bomba de calor. Una tecnología que permite aportar a una vivienda 4 Kw de calor por cada Kw de energía eléctrica consumido, extrayendo otros 3 Kw del subsuelo que son gratuitos. AL menos en teoría. «Se trata de uno de los sistemas de climatización más eficientes que existe en la actualidad y cuya aplicación en perfectamente viable en todo el territorio nacional», apunta Cordero. El aprovechamiento del calor es una de las pasiones de este ingeniero de Minas especializado en recursos energéticos, combustible y explosivos interesado en las energías renovables y la eficiencia energética que ha diseñado también una instalación fotovoltaica para un huerto solar con seguidores en dos ejes. Cordero siempre ha estado en contacto con la naturaleza. Desde pequeño, en la explotación agropecuaria que su padre tiene en Val de San Lorenzo y a la que aún hoy se escapa siempre que puede. Luego, como bombero forestal durante tres años, un trabajo «duro y peligroso», cuenta, del que guarda buenos recuerdos. Ahora, con 28 años, gestiona instalaciones relacionadas con el ciclo del agua, desde la captación a la potabilización en estaciones de tratamiento y depuración una vez consumida en estaciones depuradoras de aguas residuales, en el...

Leer más
Plásticos que se curan y vuelan
Nov19

Plásticos que se curan y vuelan

  El material sintético con casi un siglo de vida se reinventa, capaz de ‘curarse’ si se rompe o de fabricar las alas de aviones OMAR SEGURA | MADRID  Envases, juguetes, CDs, coches, aparatos electrónicos, bolsas, tarjetas bancarias, envoltorios, tubería de PVC, espumas aislantes, piezas de motores, carrocerías, maletas, artículos deportivos, fibras textiles… . Cuando están a punto cumplen su primer siglo de vida oficial—el belga Leo Hendrik Baekeland presentó al público en 1909 la baquelita, considerada el primer plástico— casi es más fácil enumerar donde no están actualmente estos materiales sintéticos, que elaborar una lista de sus innumerables aplicaciones. Además de omnipresentes, son baratos, resistentes, aislantes y fáciles de trabajar. Cuando comienzan a transitar su segundo siglo de existencia, estos compuestos que contienen como ingrediente esencial una sustancia orgánica denominada polímero, están viviendo una auténtica revolución tecnológica, que les augura una serie de usos y cualidades insospechados. Científicos de Estados Unidos han creado un plástico que imita el proceso de autocuración de la piel humana y es capaz de autorrepararse repetidas veces, cuando sufre una grieta o rotura. Para los investigadores de la Universidad de Illinois, en Chicago, este material, puede tener múltiples aplicaciones, desde implantes médicos que se reparen a sí mismos hasta piel sintética, aviones o pintura para autos, ya que según sus creadores «es como si se diera vida a un plástico». Sintéticos pero con ‘vida’ Hace unos años estos mismos expertos crearon polímeros, unos compuestos sintéticos que son tanto viscosos como elásticos, los cuales podían repararse a sí mismos una y otra vez si se les sometía a calor o presión, pero ahora han conseguido por primera vez, un material que puede autorrepararse reiteradamente sin ninguna intervención externa. Además, otros investigadores estadounidenses trabajan en lo podría ser uno de los combustibles del futuro: el denominado bioplástico, que después de su uso cotidiano, puede convertirse con facilidad en diésel. El nuevo material es idéntico al plástico convencional pero tras su utilización, puede transformarse mediante un proceso que lleva tan sólo tres horas, en diésel gracias a la aplicación de una enzima natural, la cutinasa, que descompone el plástico para convertirlo en biocombustible. El doctor Richard Gross, de la Universidad Politécnica de Brooklyn, es el «padre esta criatura», en la que el Ministerio de Defensa americano está invirtiendo dinero y que acabaría con años de búsqueda científica destinada a convertir los desperdicios en combustible. Además de reciclarse, los plásticos tiene cada vez más aplicaciones. La compañía japonesa Toshiba ha desarrollado una impresora que utiliza un plástico que puede ser reutilizado cientos de veces y que podría ayudar a las empresas a reducir las emisiones de...

Leer más
Del premio a la crisis y a Bristol
Nov19

Del premio a la crisis y a Bristol

Estela Fernández Álvarez. Acabó Enfermería con un expediente brillante pero tuvo que irse. Tiene contrato fijo en un hospital británico Se sorprende de ser capaz de sorprenderse. Y eso que ella ha girado el volante varias veces y la vida, otras tantas. Coincidiendo con la crisis, decidió dar un cambio y se matriculó en Enfermería. Tenía ya la carrera de Biológicas y se había especializado en Nutrición y Dietética. Cuando acabó sus nuevos estudios, la situación en España no sólo no había mejorado sino que cada vez estaba peor, así que ni sus dos carreras, sus notas brillantes, el Premio Extraordinario Fin de Carrera, el máster ni hablar alemán e inglés le sirvieron para encontrar trabajo. Bueno, ésto sí. Estela Fernández Álvarez colocó el mapa mundi delante de ella y analizó todas las opciones. «Como enfermeras estamos bastante solicitadas por nuestra buena formación, no sólo en Europa, también en todos los países de Asia. Finalmente y tras una larga valoración me decidí por el Reino Unido. Comencé a enviar currículum a las agencias que tramitan la contratación de personal sanitario en este país y a los pocos meses ya tenía trabajo», cuenta. Y ahí está, en UK. Con un contrato permanente desde el primer momento. Trabaja como enfermera de quirófano en el Weston General Hospital, un hospital público en Weston-super-Mare, una pequeña ciudad a unos 30 kilómetros al suroeste de Bristol, en el canal que lleva ese nombre. «Es una ciudad bastante tranquilita pero tiene su encanto, casi un pueblo, dirían algunos… Yo me encuentro muy bien y para todo lo demás, shopping, vida social y cultural, Bristol está a 30 minutos en tren», explica. Ha tenido que adaptarse a otro país, otro idioma y otra forma de trabajar pero se siente afortunada. No se plantea regresar a España. Tiene una explicación. «Sencillamente, no hay futuro», sentencia. «Creo que tendrán que pasar unos cuantos años para que España pueda ofrecerme, a nivel profesional, lo que ahora mismo tengo aquí. Aún así, no pierdo la esperanza», añade. Le ha costado alejarse de su familia y sus amigos y le echa humor al asegurar que la tecnología «afortunadamente nos hace salvar la distancia aunque un abrazo o un beso no hay máquina que lo supla». Tiene algunas otras cosas muy claras. Que «emigrar no es una opción como tratan de hacernos creer algunos, es una obligación», que «nuestro país necesita savia nueva, miradas frescas y sinceras», o que habrá que «darles una oportunidad y ver qué pasa» a otras alternativas. Le encanta ser enfermera. «Ayudar a otros en momentos delicados o no tan delicados me hace feliz», dice. «Ser enfermera significa...

Leer más
León mira al cielo como Galileo
Nov15

León mira al cielo como Galileo

Son de León y viven en Alemania. Mario y Raúl, Raúl y Mario, son dos ingenieros que trabajan en el Galileo Control Centre, en Munich, desde donde la Unión Europea ultima el envío al espacio de nuevos satélites para competir con rusos y americanos en sistemas de navegación. MANUEL C. CACHAFEIRO | León Galileo da hoy nombre a uno de los grandes desafíos de Europa: competir con el sistema GPS norteamericano, y también con el ruso, en la carrera por el liderazgo tecnológico. Hasta ahora son seis los satélites que se han lanzado al espacio dentro del proyecto al que da nombre el astrónomo italiano del siglo XVI. El próximo mes de febrero está previsto uno doble. Dos satélites más, a los que, a mediados de 2015, se unirá otro grupo de cuatro que partirán en un cohete Ariane5. En total, serán necesarios 27 para que la competencia sea real, algo que se prevé alcanzar en el horizonte del año 2020. El proyecto europeo se coordina desde el Galileo Control Centre, situado en Oberpfaffenhofen, a las afueras de Munich (Alemania), donde trabajan dos ingenieros leoneses. Mario Castro de Lera, de Santa Lucía de Gordón, y Raúl Cadenas, de Toral de los Guzmanes. «El público en general -explica Mario, de 41 años- podrá utilizar sus navegadores con el sistema Galileo cuando 14 satélites estén en el aire. Eso será posible porque el navegador utilizará información de otros satélites como los GPS americanos o los ‘glonass’ rusos cuando no haya suficientes ‘galileo’», indica. El americano y el ruso no son los únicos que existen. China, Japón e India también están compitiendo con su propia tecnología. «Todos estos países tienen o están construyendo su propio sistema de posicionamiento y navegación. Esa independencia frente a los sistemas de otros países es la razón principal de este proyecto», señala este ingeniero gordonés, que saltó a tierras germanas desde Toulouse. En su caso, es co-responsable del control y ‘monitoreo’ de los sistemas eléctrico y térmico de los satélites. «Participo activamente en el sistema de control del apunte de la órbita del satélite», añade para explicar un poco más su cometido. Raúl Cadenas (31 años), el otro leonés que trabaja en el Galileo Control Centre, lleva dos años y medio en el proyecto, desde que dejó Madrid por Munich. «Soy principalmente ingeniero de dinámica de vuelo. Mi principal responsabilidad es determinar la posición de los satélites y calcular las maniobras de corrección necesarias para asegurar que se mantienen en sus órbitas-objetivo». A ese trabajo, desde hace año y medio, añade su participación en el equipo de planificación de Operaciones, como encargado de programar la ejecución de todas...

Leer más
León en el avión con alas curvas
Nov15

León en el avión con alas curvas

Iberia.  La compañía de bandera española bautiza a su primer avión con sharklets con el nombre de Picos de Europa M.C.C | LEÓN Acaba de llegar de la fábrica que Airbus tiene en Hamburgo, tendrá como matrícula EC-MDK y volará con el nombre de Picos de Europa, en homenaje al Parque Nacional que comparten León, Asturias y Cantabria. El último avión incorporado por Iberia no es un avión más para la compañía de bandera española. Se trata del primero en incorporar ‘sharklets’, nombre con el que el fabricante europeo Airbus denomina a los dispositivos con el final del ala en forma de aleta. La aeronave, un A320, llegó a Madrid el pasado jueves 29 de octubre procedente de Alemania. Cada ‘sharklets’, o cada aleta para los profanos en materia aeronáutica, tiene 2,5 metros de altura y aporta «considerables mejoras», según Iberia. En concreto, tres tipos de medidas de eficiencia, añade la compañía en su información oficial sobre el nuevo avión: Eficiencia aerodinámica, ya que las aletas reducen la resistencia aerodinámica inducida en un 6 por ciento. Eficiencia energética, pues se necesita un menor empuje de los motores, lo que se traduce en un menor consumo de combustible, entre un 3 y 4 por ciento, dependiendo de la distancia de la ruta. Y algo más todavía en cuestiones energéticas. Iberia calcula un ahorro del 2 por ciento en los costes de mantenimiento de los motores del nuevo avión. La tercera ventaja de los ‘sharklets’, dentro de esa división por eficiencia, es ecológica. «Al consumir menos combustible, se emite menos CO2; unas 900 toneladas menos por avión al año. Asimismo supone una importante reducción del ruido en el despegue», señalan fuentes de la compañía. La aeronave, en cuya parte delantera ya puede leerse Parque Nacional Picos de Europa, ha sido decorada con color rojo en sus ‘sharklets’ a ambos lados de las alas del nuevo avión. Iberia, según su propia publicidad institucional, es la compañía líder en las rutas entre Europa y Latinoamérica y vuela a más de 100 destinos en 38 países de Europa, America, África y Oriente Medio. Junto con su filial Iberia Express y su franquiciada Iberia Regional Air Nostrum, ofrece alrededor de 600 vuelos al día con una flota de cerca de 130 aviones. Otras compañías ya utilizan estos dispositivos, como los aviones de la familia A320 de Vueling, además de otras compañías extranjeras, según fuentes del sector. En el caso de Iberia, esta incorporación es el inicio de todo un cambio. Su sección de mantenimiento ha sido habilitada para realizar en sus hangares la incorporación de los ‘sharklets’ a aviones de su flota, así como de...

Leer más