‘Gran Hermano’ en el Huerna
Ene31

‘Gran Hermano’ en el Huerna

Un vehículo averiado, más humo del apto en un túnel y hasta un paquete de clínex en la calzada. Todo eso son capaces de ver los ‘ojos’ que vigilan 365 días del año la seguridad de la autopista AP-66, de León a Campomanes, gracias a un sistema de cámaras y alertas que detectan las incidencias. PILAR INFIESTA | Redacción Tres pitidos resuenan a través de la megafonía de la sala de control de La Ablaneda. Una voz metalizada advierte: «Atención, exceso de CO2 en el túnel». Y acto seguido, las compuertas motorizadas del conducto de ventilación se mueven para propiciar más ventilación. Es un ejemplo del sistema de Detección Automática de Incidencias (DAI) que funciona desde hace un año en la autopista León-Campomanes para reforzar la seguridad 24 horas al día, 365 días al año. Desde esa atalaya se vigila el estado completo de la carretera y se coordinan las respuestas adecuadas a todas las situaciones que puedan sobrevenir, teniendo en cuenta que la carretera supera un desnivel desde los 354 metros sobre el nivel del mar asturianos hasta los 887 metros de León, pasando por una cota máxima de 1.229 metros. El ingenio se basa en el análisis por software, en tiempo real, de las imágenes captadas por las 150 cámaras del circuito cerrado de televisión instaladas para el control del tráfico que llegan a 15 monitores. Asociado al circuito existe un sistema de detección de incidencias, que utiliza las imágenes captadas por las 38 cámaras de vigilancia situadas dentro de los túneles. Además, esa detección se reforzó, especialmente, en el túnel de El Negrón, con el despliegue de 50 cámaras de análisis integrado, capaces de apreciar automáticamente cada percance y, llegado el caso, activar el mecanismo de respuesta programado. También se instalaron 22 postes SOS con dos extintores cada uno y un sistema de megafonía con 146 altavoces. A lo largo de la autopista se rastrean 208 postes SOS, distanciados entre sí, dos kilometros a cielo abierto, y cada 120 metros en los otros túneles. Están dotados de un sistema electrónico que los capacita para autochequearse. En cuanto al mecanismo de extracción de aire en El Negrón, se mejoró monitorizando las 43 compuertas, y estudiando la combinación más favorable para cada tipo de accidente. La suma de mejoras permite que las videocámaras inteligentes controlen todo lo que sucede en el túnel. Cuando un vehículo circula más lento de lo debido, un turismo se detiene o un pasajero se echa a la calzada, el sistema activa una alarma en el centro de control de La Ablaneda. En caso de emisión de gas habilita de forma autónoma la mejor combinación de...

Leer más