Autopista de cables para conectar la ULE

DL | León

Una red de fibra óptica de alta capacidad coserá los principales campus universitarios y centros científicos de Castilla y León mediante un trazado que en conjunto alcanzará los 1.600 kilómetros de longitud. Estas ‘autopistas’, que estarán conectadas al tronco nacional y a cinco comunidades, estarán listas en un año y supondrán una inversión de 9,2 millones de euros. Red.es se encargará de la infraestructura y el Centro de Supercomputación del equipamiento necesario y su gestión, convirtiéndose en oficina técnica del proyecto.

El contrato licitado tiene un plazo de ejecución de diez meses e incluye la instalación de seis enlaces de fibra por un periodo de utilización de 17 años, que se podrá prorrogar. El primero unirá los campus de la Universidad de Salamanca y Zamora, con una inversión de 404.958 euros. El segundo está previsto para conectar los de la UVa (Universidad de Valladolid) y Palencia y requerirá de un desembolso de 392.561 euros, mientras que el tercero está previsto entre la Universidad de León y la de Valladolid, con un coste de 735.537 euros.

El cuarto enlace de fibra unirá los campus de la Universidad de Salamanca en Zamora y el campus Vegazana de la ULE, con una inversión de 852.066 euros. El quinto, la Universidad de Burgos y La Yutera, en Palencia, con una inversión de 715.702 euros, y el sexto los campus berciano y leonés con 966.942 euros.

De esta forma, la futura Red de Ciencia y Tecnología de Castilla y León (RCyTCyL) dotará a la Comunidad de una malla de comunicaciones avanzadas, de similares características al entramado nacional RedIris-Nova. Enlazará un conjunto de puntos de alta prioridad de las universidades públicas, pero también la red hospitalaria universitaria, centros tecnológicos e institutos de investigación mediante fibra óptica oscura. Este material garantiza la conectividad y servicios de red necesarios para intercambiar información en remoto con centros ubicados en distintas ciudades y países.

Estas nuevas redes presentan unas características superiores a las que ofrecen los operadores comerciales, con circuitos de muy alta capacidad —diez gigabit por segundo (Gbps)—, con muy baja latencia, plazos de activación muy reducidos o capacidad de gestión extremo a extremo. Los investigadores notarán que la velocidad de navegación y trasferencia de datos aumentará de forma exponencial.

La red autonómica, junto con la malla nacional, permitirá a los investigadores castellanos y leoneses colaborar entre sí y como con la comunidad científica internacional a través de la red académica europea Géant. Por tanto, este proyecto aportará una gran ventaja competitiva a los centros de investigación de Castilla y León ya que recalcó que las comunicaciones en el ámbito universitario son vitales.

Este proyecto de las consejerías de Educación y Fomento cuenta con financiación de la administración central. Por un lado, Red.es asumirá una inversión total de 6,84 millones para acometer la instalación de las ‘carreteras’ o líneas de fibra mientras que el Centro de Supercomputación ha reservado este año una partida de 2,39 millones para los equipamientos y conexiones. Dispondrá de diferentes ramales y redundancias que evitarán fallos en todo el sistema se si produce una incidencia en la señal o si un tramo «se rompe».

De momento, la sociedad Red.es, dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, ha licitado ya la instalación de seis nuevos tramos de infraestructura óptica con un presupuesto de 4,06 millones, a los que se unirán otros ya incluidos en los planes de despliegue de RedIis-Nova, que ha contado con una partida de 138 millones de euros entre 2009 y 2013.

El Centro de Supercomputación actuará como oficina técnica y centro de coordinación de la red autonómica, encargándose de la gestión de las incidencias, de los controles métricos, de los equipos conectados y del inventario y versiones de los sistemas operativos. Además, ofrecerá servicios de valor añadido como son la consolidación de servidores, la optimización de licencias de software, la creación de centros respaldo o de copias de seguridad remotas o la gestión de bibliotecas y aulas virtuales.

En el año 2008, el Gobierno decidió poner en marcha el proyecto RedIis-Nova que tenía por objetivo el diseño y despliegue de una red de fibra óptica propia, de ámbito nacional, para proporcionar a los centros de investigación y universidades de España los mejores servicios de conectividad, sin los que se dificultaría la participación en proyectos de investigación y desarrollo internacionales. Se caracteriza por tener 14.000 kilómetros con 175 puntos equipados con tecnología óptica.

RedIris ha pasado de la infraestructura RedIris-10 basada en enlaces de 2,5 y diez Gbps, que unía 19 nodos con todas las redes autonómicas e internacionales, a una red de fibra oscura que va a poder desplegar 80 circuitos de diez Gbps en 53 puntos de presencia en toda España. A ellos se unen los amplificadores o regeneradores para cubrir distancias mayores de 80 kilómetros.

Esta infraestructura, adquirida por 21 años en la península y 30 años en las Canarias, proporciona acceso a la red de investigación mundial a través de la red pan-europea Gèant, una infraestructura de red de fibra oscura con un punto de presencia por país, que interconecta a 33 redes nacionales de investigación. Además, permite engancharse a redes de investigación de otras zonas del mundo como Internet2 (Estados Unidos), Canarie (Canadá), RedClara (América Latina), Eumedconnect (Norte de África), UbuntuNet (este y sur de África), Tenet (sur de África), Tein3 (Asía Pacífica), Sinet (Japón), Cernet, CSTNET (China) o Ernet (India).

La conectividad externa de RedIris se complementa con el acceso a la Internet Comercial Global a través de dos salidas a otros tantos proveedores de ámbito internacional. Además, tiene presencia en los puntos de intercambio nacional ubicados en Madrid y Barcelona.

Author: Innova

Compartir esta noticia en