Sobresaliente en innovación
Jul07

Sobresaliente en innovación

El colegio Paula Montal Escolapias de Astorga ha desarrollado una interesante apuesta durante este curso, acercando al mundo rural nuevas herramientas educativas. Las tablets se han convertido en parte del día a día de 83 alumnos y 15 profesores. El papel pierde espacio y lo gana una pantalla a golpe de clic. Aprender, jugar, leer, motivarse, formación. Todo a golpe de ‘click’. El colegio Paula Montal Escolapias de Astorga es de los primeros centros del mundo rural que ha llevado un nuevo proyecto educativo a las aulas. Los libros de papel han pasado a un segundo plano y en su lugar son las tablets las mejores herramientas educativas para los 83 niños, de 6º de Primaria y 1º de la ESO, y 15 profesores que forman parte de este proyecto que arrancó a principio de curso y que promete continuidad. Resulta un proyecto de gran importancia, porque hasta ahora se habían hecho pruebas piloto de una semana, pero no se había implantado un nuevo modelo más innovador y moderno durante todo un curso. Así, fueron los profesores quienes primero se empaparon. «La educación reclama otro tipo de respuestas y buscamos ofrecer un modelo de aprendizaje que se asemeje a las necesidades de los alumnos», explican desde este centro pionero de Astorga. «No queremos quedarnos atrás», reconocen. Esta apuesta ha traído consigo que tanto la dirección del centro, como las familias, alumnos y profesores arrimen el hombro. «Estar a la cola no va con nosotros», aseguran, y reconocen que los quince docentes que están en el proyecto se han comprado su tablet. «Los alumnos de once y doce años que este curso han comenzado con el proyecto son nativos digitales», comenta el director, que asegura que en principio se piensa que van a ser capaces de manejarla. Lo cierto es que los estudiantes de esta edad son expertos en utilizar la tecnología como ocio, pero hasta ahora no conocían sus aplicaciones formativas. Es la cara B de una herramienta tan útil como necesaria en plena sociedad del siglo XXI. «En clase las tablet son como un libro más, las redes sociales se quedan fuera del aula. Todos los alumnos cuentan con un correo para comunicarse», adelantan desde el colegio, donde recuerdan que contra todo pronóstico los primeros problemas que se registraron fueron de memorización. El uso de la tablet no supuso un freno para los chavales, aunque recordar las contraseñas sí costó algo más. Sin embargo, solventados los lógicos escollos iniciales —los mismos con los que podría toparse un adulto— ahora han normalizado tanto este instrumento que hay ocasiones en las cuales hasta se les olvida en casa. «Ya se...

Leer más