La red de la economía social
Mar17

La red de la economía social

Natalia Fernández y su proyecto ‘Tribulanis’, una empresa de reciclaje de textiles, gana el concurso para lanzar la plataforma alternativa La innovación es el futuro y la comunicación el presente para ganarlo. En León acaba de nacer una nueva red social cuyo objetivo es convertirse en «plataforma de referencia a nivel nacional en la economía social», señala la coordinadora técnica de Cooperactiv@s, María Ramón. La Red de Personas Activas por la Economía Social convocó el primer concurso de proyectos de economía social con dos objetivos principales, dar a conocer la Red y la economía social «con un planteamiento profesional». Concurrieron un total de 28 proyectos de toda España. Las cuatro ideas finalistas fueron «Tribulanis» basada en el diseño y creación de productos a partir de textiles reciclados, «Casa de la Semilla» centrada en la venta de semillas de hortícolas recolectadas en Canarias, «Proyecto O.T.A.» con un programa de desarrollo y crecimiento personal a través de técnicas terapeúticas, y «El abuelo se queda» cuya función es acercar servicios básicos a la población envejecida de aldeas abocadas al destierro. Los finalistas tuvieron 10 minutos para exponer y defender sus ideas ante el jurado formado por José Luis Calvo, Jorge Núñez y José Antonio López, todos ellos expertos y profesores de la Uned gracias al acuerdo firmado entre ambas entidades. Tras una difícil deliberación, la idea ganadora fue Tribulanis. Natalia Fernández Gómez, su creadora, es licenciada en Gestión y Administración Pública y Delineante. Ha trabajado en el sector de la construcción, como escaparatista y una tienda de golosinas fue su primer negocio. El «petardazo» del sector inmobiliario se convirtió en un impulso para buscar su propio empleo. Y el embarazo, está a punto de dar a luz, le animó a poner en marcha una idea para vender en Internet. «Quiero disfrutar de mi niño y de una vida familiar que no esté en conflicto con mi trabajo», apunta. De la tribu y las tribulaciones, de la idea de dar soluciones a preocupaciones, surgió Tribulanis. Un muñeco en el que confluyen diseño, nuevas tecnologías (su venta se hace on line), medio ambiente y sostenibilidad (reciclaje de textiles) y un componente social importante al dedicar un porcentaje —entre un 10 y un 15% del precio de venta a cooperar con entidades sin ánimo de lucro. «Tenía la idea y de repente me encontré con el concurso de Cooperactiv@s. Me decidí a hacer un proyecto y presentarlo», explica la joven. Tribulanis es el primer producto de la empresa que tiene seis meses para gestarse como negocio viable a través del apoyo de Cooperactiv@s. El equipo técnico, con María Ramón al frente, le ayudará a hacer un...

Leer más