Luz en el horizonte más negro
Abr05

Luz en el horizonte más negro

El instituto nacional del carbón busca cómo sacar de subproductos del mineral autóctono el nuevo material del siglo XXI El grafeno es un material con una estructura muy particular que le confiere unas propiedades únicas. Es muy delgado (tiene un espesor de un átomo), es ligero y flexible y casi transparente. «Es 200 veces más resistente que el acero y presenta una conductividad eléctrica y térmica muy elevada que le permite una velocidad de procesamiento 10 veces más rápida que la del silicio consumiendo mucha menos energía. Y es además biocompatible», explica la profesora Rosa Menéndez, del Instituto Nacional del Carbón, con sede en Asturias, que lleva una investigación que puede abrir un nuevo horizonte de futuro en el incierto sector del carbón. Aunque el negro mineral de las minas no se puede utilizar directamente para la obtención del grafeno, sí se pueden rentabilizar derivados del carbón como el alquitrán y las breas, añade esta investigadora. «El alquitrán es un subproducto del proceso de producción de coque. A partir de estos productos se obtiene coque carboquímico que se transforma en grafito, y el grafito es la materia prima por excelencia para obtener grafeno», añade Rosa Menéndez. El Instituto Nacional del Carbón de Oviedo es un centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas fundado en 1947 que pertenece al área de Ciencia y Tecnología Químicas del CSIC. Cuenta con 15 grupos de investigación que se distribuyen en tres Departamentos: Carbón, Energía y Medio Ambiente, Química de Materiales y Procesos Químicos en Energía y Medio Ambiente. El trabajo dirigido por Rosa Menéndez utiliza para su estudio hullas de contenido medio en volátiles. «Otra opción es que si el grafeno encuentra un mercado tan importante como el que se esta planteando, cabría la posibilidad de reorientar la conversión del carbón a la producción de alquitranes, al sector carboquímico, en vez de a la producción de coque», advierte esta investigadora tras las expectativas generadas en las últimas semanas. De momento, las posibilidades del grafeno se están probando en varias empresas españolas para distintas aplicaciones. «León se podría incorporar sin ningún problema. Si las pruebas van bien, yo diría que en seis años, siendo cauta, podría estar utilizándose incluso en aplicaciones no necesariamente de alta tecnología», afirma Rosa Menéndez, que hace una semana recibió en Madrid el premio elTalento Experto que distingue «el conocimiento, la actitud y el compromiso de las personas”, otorgado por Cinco Días y Human Age Institute. Rosa Menéndez (Cudillero, Asturias, 1956) es toda una autoridad en este tipo de estudios. Desde 1986 pertenece a la plantilla del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en el Instituto Nacional del Carbón, del que fue...

Leer más