Lúpulo in vitro para el Órbigo
Feb21

Lúpulo in vitro para el Órbigo

Un presupuesto de 250.000 euros y cinco años para llevar a cabo un ambicioso proyecto de investigación y formación que revolucione el cultivo del lúpulo en León. La única provincia española que lo produce, y que busca ampliar horizontes.   León es la única provincia española donde se produce, después de que en los años 70 Galicia y Asturias abandonaran su cultivo; y se gestiona según un contrato con la sociedad formada por las cerveceras, sus clientes. Pero el lúpulo puede ir mucho más allá. De hecho, los productores leoneses sólo ocupan el 50% del mercado que las industrias de bebidas mueven en el país, el resto se importa. Ocupar esa otra mitad del mercado y lanzar su oferta a nuevos clientes es el objetivo de un ambicioso proyecto que el Grupo de Cultivadores del Lúpulo y el Centro Tecnológico Agrícola Ganadero Agrovet han puesto en marcha. Investigación y formación con un presupuesto de 250.000 euros que, en cinco años, pretende dar un vuelco a este cultivo leonés. En la actualidad 260 agricultores viven de él, fundamentalmente en el Órbigo pero también en el Esla y el Cea. Fijar la población en estas áreas es otro de los objetivos de la investigación. «El grupo de cultivadores y Agrovet han firmado un convenio para el desarrollo del lúpulo, que incluye formación e investigación de nuevas variedades, a través de cultivos in vitro. Para nosotros es un proyecto muy importante, porque ya hemos mantenido contactos con nuevos compradores y sabemos que demandan nuevas variedades. Además, este programa pretende satisfacer el nuevo contrato que se va a firmar con la Sociedad Española de Fomento del Lúpulo, en el que el sector se juega su futuro». Isidoro Alonso, presidente del grupo de productores, señala que Agrovet ya ha llevado a cabo el análisis de las tierras de los cultivadores, así como de las flores de las variedades existentes. La producción actual ronda el millón de kilos anuales, contratados con la sociedad de fomento. Ahora buscan variedades más aromáticas, más demandadas, con un doble objetivo. Por un lado, captar mayor cuota de mercado de la industria cervecera nacional, ya que actualmente sólo aportan un 50% del lúpulo que consumen las empresas, y el resto se trae de otros países. Y por otro buscar nuevos clientes fuera de esta industria con la que tradicionalmente están ligados. Por su parte Pablo Flórez, director de instituto tecnológico Agrovet, recuerda que el cultivo del lúpulo «se encuentra geográficamente situado en León, fundamentalmente en la zona alta de la vega del Órbigo, sin olvidar al Porma». Y que en la provincia se encuentra el 96,6% de las hectáreas dedicadas...

Leer más
Nubes con secretos
Nov19

Nubes con secretos

El equipo encabezado por el profesor José Luis Sánchez, adscrito al Instituto de Medio Ambiente de la ULE, buscará en los próximos meses respuestas a grandes accidentes aéreos y turbulencias que se dan cuando una aeronave se adentra en una nube en condiciones extremas. manuel c. cachafeiro | león  1 de julio de 2009. El vuelo 447 de Air France desde el aeropuerto de Río de Janeiro a París acabó en tragedia en medio del Atlántico. El accidente se saldó con la muerte de sus 228 pasajeros, incluida la tripulación. La mayor tragedia en la historia de la compañía de bandera del país galo. La causa no fue un fallo técnico más. La Oficina de Investigación y Análisis para la Seguridad de la Aviación Civil señaló, tres años después, en julio de 2012, que el Airbus A330-203 impactó contra el agua del océano después de perder altura por «el congelamiento y consecuente fallo de los tubos Pitot que indican la velocidad, junto con una combinación de errores humanos por parte de los pilotos en la gestión de la emergencia». Pese a ser contempladas e investigadas desde hace siglos, las nubes guardan todavía muchas incógnitas y muchas respuestas a fenómenos meteorológicos. El accidente del Airbus de Air France lo constata. «Estudiando las nubes también se pueden prevenir accidentes», resume el catedrático de Física Aplicada de la Universidad de León José Luis Sánchez, que está al frente de un grupo de trabajo del Instituto de Medio Ambiente de la ULE. «Una de las posibles causas del accidente -explica Sánchez sobre el vuelo de Air France- fue la formación hielo en las alas, que alteró la aerodinámica de vuelo, y la entrada en ciertas partes de las estructuras nubosas que resultan ser de alto riesgo». Y es que, según añade, después de cierto letargo científico, «se están volviendo a retomar los estudios de detección de hielo en los aviones haciendo campañas de vuelos científicos y también haciendo experiencias en túnel de viento». Este grupo de expertos leoneses colabora desde 1996 con el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (Inta), a través de su sección de Certificación y Experimentación. Justo el estudio de las nubes es uno de los proyectos más ambiciosos de la colaboración de este organismo con el grupo de José Luis Sánchez de la Universidad de León. En el caso del accidente de Air France, según las conclusiones de las posibles causas, hubo «una altísima probabilidad» de que las condiciones meteorológicas ofrecieran un escenario para el que la técnica aeronáutica no estaba preparada. Meteorisk, que así se llama el proyecto, se situará en los próximos meses en medio de la...

Leer más
En casa con el calor de la tierra
Nov19

En casa con el calor de la tierra

Un ingeniero de minas leonés diseña un sistema de climatización y agua caliente para una vivienda usando el calor generado en el subsuelo Está a un palmo de nosotros, justo debajo de nuestros pies. Una fuente de energía gratis e inacabable, que no contamina y es accesible en todo el planeta. El objetivo, aprovechar el calor interno de la Tierra y usarlo para calentar, por ejemplo, las viviendas y el agua que se usa a diario para ducharse, lavara y limpiar. El ingeniero de Minas leonés Alfonso Cordero Rodríguez ha diseñado un sistema de climatización y agua caliente sanitaria mediante bomba de calor geotérmica que se puede aplicar en una vivienda familiar. Una tecnología de escasa aplicación en España pese al auge en los países nórdicos, Estados Unidos y Canadá. El principio de funcionamiento de la bomba de calor geotérmica es el mismo que el de un frigorífico o el aire acondicionado. Con algunas diferencias. Los sistemas de aire acondicionado debe extraer el calor del aire exterior, que en invierno ronda los 0ºC. La bomba geotérmica emplea como fuente de calor el subsuelo. La Tierra mantiene una temperatura constante durante todo el año de aproximadamente 15 ºC hasta una profundidad de cien metros. Es lo que se conoce como energía geotérmica de baja entalpía. Alfonso Cordero ha ideado un sistema que se puede utilizar para captar el calor de la Tierra a través los sondeos de poca profundidad conectados a la bomba de calor. Una tecnología que permite aportar a una vivienda 4 Kw de calor por cada Kw de energía eléctrica consumido, extrayendo otros 3 Kw del subsuelo que son gratuitos. AL menos en teoría. «Se trata de uno de los sistemas de climatización más eficientes que existe en la actualidad y cuya aplicación en perfectamente viable en todo el territorio nacional», apunta Cordero. El aprovechamiento del calor es una de las pasiones de este ingeniero de Minas especializado en recursos energéticos, combustible y explosivos interesado en las energías renovables y la eficiencia energética que ha diseñado también una instalación fotovoltaica para un huerto solar con seguidores en dos ejes. Cordero siempre ha estado en contacto con la naturaleza. Desde pequeño, en la explotación agropecuaria que su padre tiene en Val de San Lorenzo y a la que aún hoy se escapa siempre que puede. Luego, como bombero forestal durante tres años, un trabajo «duro y peligroso», cuenta, del que guarda buenos recuerdos. Ahora, con 28 años, gestiona instalaciones relacionadas con el ciclo del agua, desde la captación a la potabilización en estaciones de tratamiento y depuración una vez consumida en estaciones depuradoras de aguas residuales, en el...

Leer más
La semilla de la innovación
Jul08

La semilla de la innovación

Es una iniciativa privada única. El Centro Tecnológico agrícola-ganadero sostenible, investigador e innovador de Agrovet suma a su carácter científico un claro objetivo de formación. Investigación puntera de la mano de multinacionales, apuesta firme por la mejora de las especies y los sistemas de producción locales. El Centro Tecnológico Agrícola-Ganadero sostenible que Laboratorios Agrovet tiene ya en marcha es un ejemplo único de iniciativa y apuesta privada por la excelencia, la investigación y la revolución en uno de los ámbitos más tradicionales de la economía (desde luego del sistema productivo leonés); que está llamado a desempeñar de nuevo un papel protagonista en el nuevo escenario económico. Será, desde luego, con otras armas. Las del conocimiento, la competitividad, la productividad y la profesionalización de un sector que cuenta en León con las herramientas para convertirse en puntero. En la provincia, este centro tecnológico, tiene la excelencia para liderar una revolución que auna la defensa (y mejora) de lo autóctono y el talento de conjugar productividad, rentabilidad y sostenibilidad como bases del furuto del campo leonés. El centro tiene su ubicación física en Mansilla Mayor. Consta de unos mil metros cuadrados de instalaciones (con centros ganaderos y laboratorios) y 2.400 metros cuadrados de invernaderos que cubren funciones bien diferenciadas, desde las pruebas para nuevas especies, abonados y cultivos a propuestas de fitosanitarios o cursos de fumigadores. Varias fincas con proyectos de investigación en marcha y otros en espera completan un espacio de prueba, investigación y análisis único en España. También porque se ha desarrollado desde el convencimiento de la iniciativa privada, como una apuesta particular en la que confían desde hace tiempo tanto multinacionales como administraciones. Laboratorios Analíticos Agrovet es una empresa joven y formada por jóvenes, pero con una contrastada experiencia investigadora que ahora se transforma en un ambicioso proyecto personal y empresarial. Al frente, Pablo Flórez, que desde sus inicios como una especie de start up gestada en vivero empresarial y colaboradora con otras empresas punteras ha logrado consolidar, en los años más duros de la crisis económica, un proyecto que sienta sus base en la confianza de que en el campo leonés, en las semillas de sus productos más emblemáticos y tradicionales, se guarda la esencia del que debe consolidarse como nuevo modelo económico leonés. Le hace falta la revolución, pero cuenta con una nueva generación de agricultores y ganaderos deseosos de poner en valor un negocio agroalimentario en cuya evolución anidan buena parte de las esperanzas del renovado pilar de la economía leonesa. Por eso el centro tecnológico que levanta Agrovet tiene ya en sus parcelas el germen de destacados proyectos de investigación agraria; mientras se avanza...

Leer más
Tecnología en tiempos de las pallozas
Jun12

Tecnología en tiempos de las pallozas

Dos mil años después siguen siendo un prodigio de tecnología menos rudimentaria de lo que podría parecer. Tal vez por eso se han mantenido en uso más de veinte siglos, hasta bien entrado el XX. Bajo su aspecto sencillo y contundente se esconde una tecnología puntera aplicable hoy en día y un conocimiento constructivo exacto adaptado a las necesidades de una forma de vida de bajo consumo. Hay mucha ciencia en esa estructura ovalada con muros de piedra de un metro de ancho, una cubierta de paja de hasta un metro de espesor a modo de casquete con una gran inclinación para evitar que la nieve se acumulara que facilitaba además la evacuación del agua de lluvia, sin apenas huecos a modo de ventana ni siquiera chimenea, con una única estancia dividida por unos ‘tabiques’ de tablas que delimitaban los dormitorios, los establos para el ganado grande y el pequeño —con acceso independiente— y el granero, con un hogar en el centro, la lareira, que servía para calentar más la estancia y para cocinar, protegido por un murete y situado en el centro de la estancia para evitar que una chispa prendiera la techumbre de teito, y con un horno para amasar pan. Fresca en verano, cálida en invierno. Un lugar donde refugiarse y sobrevivir si era necesario sin salir de allí. Pallozas, un ‘fósil’ que pervive y con motivo. El arquitecto técnico Pablo Fernández Ans tiene las claves. Dedicó casi dos años al estudio de estas construcciones celtas en las que se ha vivido hasta hace bien poco en los Ancares. Una construcción con mucha ciencia. En su interior, la temperatura se mantienen estable de forma natural. Siempre a 10 grados, aunque afuera se llegara a -10 grados centígrados en invierno y superaran los 30 en verano. Alcanzar una temperatura confortable partiendo de esos 10 grados era relativamente fácil. Bastaba un pequeño hogar, donde preparar además la comida, y el calor del ganado. Traducido a terminología moderna, una casa energéticamente sostenible, con una demanda calorífica baja, arquitectura bioclimática, con un nivel reducido de emisiones de CO2. Todo eso mucho antes de los romanos. Fernández Ans probó matemáticamente lo que sabían desde siempre los paisanos de Balouta, Suárbol, Balboa, Campo del Agua, Cantejeira, Burbia, Piornedo, O Cebreiro y parte de la provincia de Lugo además de los valles de Fornela y el asturiano de Ibias. Un descubrimiento que le sigue asombrando. «Es simple y eficaz. Un fósil que es posible que viva en la actualidad», dice este joven arquitecto técnico. «Como construcción bioclimática, el comportamiento térmico de la paja como aislante, de 70 cm hasta casi un metro de...

Leer más