Nuevos ‘patrones’ para el juego
Feb14

Nuevos ‘patrones’ para el juego

Los analistas tácticos son ya una pieza imprescindible en los equipos deportivos para mejorar el rendimiento. INEF los forma Los aficionados al baloncesto saben que hasta hace tres años Stephen Curry era prácticamente un desconocido. ¿Qué cambio para que este jugador estadounidense dejara con la boca abierta a los protagonistas de la NBA con sus triples de hasta 20 metros? Al parecer, fue obra de un analista táctico, que le hizo entrenar los tiros desde fuera del área, porque le costaba más adentrarse debajo del aro. El resultado: hasta 37 puntos por partido al explotar un talento natural que aún no había salido a la superficie. Los analistas, esos desmenuzadores de los partidos, de las jugadas individuales y colectivas, del equipo propio y de los rivales, se han convertido en piezas imprescindibles para mejorar el rendimiento deportivo. Analizan todo, hasta el más mínimo detalle, porque un despiste o una insignificancia, hace perder o ganar un partido. Su criterio, cada vez más valorado, se apoya en el desglose de las grabaciones desde varios ángulos de los partidos y de la secuencia de encuentros disputados incluso de la última década, para extraer los patrones de juego y mejorar aplicando las conclusiones en los entrenamientos. En la facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de León (Inef), tres pioneros (Alejandro Vaquera, Juan Carlos Morante y Vicente García), han creado la Unidad de Análisis del Rendimiento Táctico, focalizado en deportes de equipo. Armados de softwares, ordenadores, tablets y punteros han puesto en marcha un master en Entrenamiento y Rendimiento Deportivo que forma a estos nuevos profesionales y que se ha convertido en el de mayor aceptación de la Universidad leonesa, con el 100% de las 30 plazas cubiertas y el doble de solicitudes. Según explican, «lo que antes se hacía con papel y bolígrafo, ahora se realiza con mayor precisión gracias a programas de ordenador y grabaciones multicámara». Los analistas han cobrado tanto protagonismo que tenistas, equipos de fútbol o baloncesto de alto nivel han incorporado más de uno a sus cuadros técnicos, junto al director, el asistente y el preparador físico. «Buscan los puntos fuertes y débiles de un jugador para ver su evolución. El objetivo es identificarlos para poder trabajar más unos aspectos que otros en los entrenamientos. Por ejemplo, si se observa que el jugador se va un 70% de las ocasiones a la derecha y el 30% a la izquierda, habrá que trabajar el equilibrio de bandas para que no sea tan previsible para sus rivales», indica Morante, profesor de Nuevas Tecnologías aplicadas al Deporte con 30 años de experiencia. ¿Pero qué descubre el analista? Entre...

Leer más
‘Gran Hermano’ en el Huerna
Ene31

‘Gran Hermano’ en el Huerna

Un vehículo averiado, más humo del apto en un túnel y hasta un paquete de clínex en la calzada. Todo eso son capaces de ver los ‘ojos’ que vigilan 365 días del año la seguridad de la autopista AP-66, de León a Campomanes, gracias a un sistema de cámaras y alertas que detectan las incidencias. PILAR INFIESTA | Redacción Tres pitidos resuenan a través de la megafonía de la sala de control de La Ablaneda. Una voz metalizada advierte: «Atención, exceso de CO2 en el túnel». Y acto seguido, las compuertas motorizadas del conducto de ventilación se mueven para propiciar más ventilación. Es un ejemplo del sistema de Detección Automática de Incidencias (DAI) que funciona desde hace un año en la autopista León-Campomanes para reforzar la seguridad 24 horas al día, 365 días al año. Desde esa atalaya se vigila el estado completo de la carretera y se coordinan las respuestas adecuadas a todas las situaciones que puedan sobrevenir, teniendo en cuenta que la carretera supera un desnivel desde los 354 metros sobre el nivel del mar asturianos hasta los 887 metros de León, pasando por una cota máxima de 1.229 metros. El ingenio se basa en el análisis por software, en tiempo real, de las imágenes captadas por las 150 cámaras del circuito cerrado de televisión instaladas para el control del tráfico que llegan a 15 monitores. Asociado al circuito existe un sistema de detección de incidencias, que utiliza las imágenes captadas por las 38 cámaras de vigilancia situadas dentro de los túneles. Además, esa detección se reforzó, especialmente, en el túnel de El Negrón, con el despliegue de 50 cámaras de análisis integrado, capaces de apreciar automáticamente cada percance y, llegado el caso, activar el mecanismo de respuesta programado. También se instalaron 22 postes SOS con dos extintores cada uno y un sistema de megafonía con 146 altavoces. A lo largo de la autopista se rastrean 208 postes SOS, distanciados entre sí, dos kilometros a cielo abierto, y cada 120 metros en los otros túneles. Están dotados de un sistema electrónico que los capacita para autochequearse. En cuanto al mecanismo de extracción de aire en El Negrón, se mejoró monitorizando las 43 compuertas, y estudiando la combinación más favorable para cada tipo de accidente. La suma de mejoras permite que las videocámaras inteligentes controlen todo lo que sucede en el túnel. Cuando un vehículo circula más lento de lo debido, un turismo se detiene o un pasajero se echa a la calzada, el sistema activa una alarma en el centro de control de La Ablaneda. En caso de emisión de gas habilita de forma autónoma la mejor combinación de...

Leer más
Un catálogo de plantas en el ordenador
Jun18

Un catálogo de plantas en el ordenador

Hay que remontarse prácticamente medio siglo para conocer sus orígenes, pero después de ese tiempo y, sobre todo, mucho trabajo, el herbario de la Universidad de León (ULE) se ha convertido en una referencia, en especial del noroeste español. Con el paso de los años ha ido creciendo para convertirse en «algo vivo» gracias a la labor que comenzó Jaime Andrés Rodríguez, que da nombre a esta instalación, de forma paralela a la conversión de la sección de Biología de la Facultad de Ciencias de Oviedo, con sede en León, en Facultad de Biología. Por aquel entonces, Rodríguez, primer profesor de botánica de la institución, empezó a recoger las plantas y a conservarlas para su estudio e investigación de materias relacionadas con la distribución, la morfología, la taxonomía y el ADN. Fue el germen del actual herbario, que hoy cuenta con 8.000 especies diferentes de plantas superiores, aunque con unos 115.000 pliegos, algunos de ellos con las mismas especies pero con características distintas para favorecer los estudios «profundos» y realmente útiles. El proceso para la conservación de los ejemplares que ahora pueden consultarse en este herbario comienza con la recogida de las plantas frescas sobre el terreno. Posteriormente, se prensan y se secan entre periódicos y con almohadillas especiales en un almacén antes de llegar a las instalaciones del herbario. Siempre llegan acompañadas por una etiqueta de campo, un material esencial para conocer sus características y favorecer la investigación. En estas etiquetas se incluyen el nombre del ejemplar, la localidad georreferenciada «lo más finamente posible», la altitud, la fecha de recolección, la geología en la que vive, la persona que la ha recogido y quién la determina. Esta información constituiría una ficha completa de campo, a la que se asigna un número que es imposible de modificar y que convierte a este ejemplar en único por sus condiciones, explica la conservadora del herbario de la ULE, Elena de Paz. Estos datos se informatizan en un programa específico de herbarios nacional, se montan en los pliegos de herbario, se pegan en la cartulina que soportan a las especies –con un esparadrapo de seda- y pasan a formar parte de una colección enumerada que es el herbario LEB, el acrónico con el que se conoce al de León. A partir de ese momento, ese ejemplar estaría «perfectamente localizable» a través del índice de herbarios, lo que facilita conocer los ejemplares de los que dispone cada instalación para una posterior petición de material para su investigación o consulta. Las condiciones de conservación también son un aspecto fundamental, sobre todo teniendo en cuenta que son seres vivos y ante el riesgo de posibles...

Leer más