Como una ‘Apple Store’ para mayores

SUSANA VERGARA PEDREIRA

Es una especie de Apple Store pero pensada para personas mayores o con dificultades. Un gran supermercado de aplicaciones en el que los usuarios de más edad o con cualquier tipo de dificultad pueden encontrar de manera fácil y sin complicaciones las aplicaciones que necesitan para sus teléfonos móviles o tabletas.

En eso está Miguel Ángel Conde, profesor del Grupo de Robótica de la Universidad de León, donde es también ayudante doctor. Conde ha ideado un repositorio de aplicaciones para dispositivos Apple y Android en el que será sumamente sencillo encontrar lo que se busca. Y, además, aclararse para qué sirven y cómo se manejan. Está pensado para eliminar la llamada `brecha tecnológica' entre generaciones. Porque, tal como sostiene este profesor, y otros muchos estudiosos, las personas no nacidas en la era tecnológica, y que además en muchos casos tienen una serie de limitaciones físicas, utilizan también Internet, ordenadores, web, redes sociales, teléfonos móviles y tabletas pero tienen que salvar un gran obstáculo, aprender a manejarlas, que sería sin embargo fácilmente salvable si quienes crean las aplicaciones pensaran en ellos. Es por eso, y no por la tecnología, por lo que se quedan aislados, al margen.

«Han dado el salto tecnológico, han dado el salto al teléfono móvil pero el teléfono móvil no ha dado el salto hacia ellos», resume Conde.

Los ejemplos lo dejan más claro aún. Pantallas táctiles que no se adaptan a la sensibilidad de los mayores o deberían ser más lentas, letras pequeñas, elección de colores poco o demasiado contrastados que impide leer los textos con facilidad, señales sonoras que no se oyen bien, teclados táctiles con poca separación entre los caracteres pensados más bien para dedos ágiles y `jóvenes'...

Bastaría corregir todo esto y añadir botones de mayor tamaño, ayudas visuales y sonoras y animaciones de pantalla. Las aplicaciones que reúnan estas características estarán en puesto de salida de la `store' de Miguel Ángel Conde.

«Un teléfono móvil puede acercarlos mucho a la sociedad o alejarlos si no son capaces de entenderlo y usarlo», apunta directo a la cuestión Miguel Ángel Conde. Son un colectivo en riesgo de exclusión aunque, paradójicamente, cada vez más presentes en el uso de la tecnología y con rasgos similares a los de los jóvenes, incluido el uso de APP y redes sociales.

«¿Dónde reside el problema? Uno de los más importantes es la falta de formación en el uso de estos dispositivos, pero también que ni estos ni las aplicaciones se hacen pensando en las personas mayores. Ante esta situación se considera la posibilidad de acercar a los mayores aplicaciones móviles que realmente necesiten y que estén adaptadas a sus características específicas», explica este doctor en Ingeniería en Informática que desarrolla en la Universidad de León el programa para encontrar aplicaciones gracias al apoyo de la Cátedra Telefónica, que ha subvencionado el proyecto con 2.000 euros. Quién creería que con esa cantidad podría hacerse no ya éste sino cualquier otro proyecto. Pues sí.

«En principio es suficiente para su lanzamiento, aunque idealmente con otros 4.000 euros se hubiera podido probar otros sistemas operativos, obtener otros dispositivos y participar en más conferencias de diseminación que las originalmente planteadas», señala Conde.

La `Apple store' de Conde se probará en los usuarios a los que va destinados. Una especie de `consejo de sabios' que darán su visto bueno. Ellos, que son los implicados, a quien va dirigido la `tienda de APP', juzgarán.

Conde junto con Francisco José García Peñalvo, experto en usabilidad, interacción y adaptación de aplicaciones de dispositivos móviles, y el alumno Andrés Rodríguez Pérez, que se encarga de poner en marcha el repositorio, llevan casi un año recopilando todas las aplicaciones pensadas para mayores o que están dentro de sus intereses, las evalúan, califican y clasifican por grado de dificultad.

Contrariamente a lo que se piensa, el colectivo de mayores que usa Internet es muy ágil y va en aumento. Cada vez más. Sus intereses están además claramente definidos. Se interesan fundamentalmente por APP relacionadas con la salud, aplicaciones que les permiten llevar controles médicos, por ejemplo del sintrón o la diabetes, que les avisan para tomar sus pastillas, para hacer la lista de la compra, llevar al día el cuidado del hogar, APP sobre seguridad y movilidad, instrumentos que les ayudan a llevar ordenadamente la vida diaria como recordatorios de tareas por hacer, las que le permiten estar en contacto con sus familiares o cuidadores, horarios de misas y también, cada vez más, las relacionadas con la formación y la Universidad de la Experiencia y las redes sociales.

Buscan eso y que sean fáciles de usar. Adaptadas a sus necesidades. Es la filosofía del gran `supermercado' de aplicaciones que Conde está `abriendo' con herramientas pensadas para mayores, que cumplen sus necesidades, están adaptadas a sus características y tienen en cuenta su opinión. Una `tienda' que se podrá instalar gratis porque no se busca la comercialización del repositorio sino su utilidad y su uso.

<

Author: Innova

Compartir esta noticia en