El analista de empresas

Aspira a crear su propia empresa aunque de momento se dedica a analizarlas. Y de esa tarea extrae algunos datos alarmantes para el futuro inmediato de la provincia.

Daniel Alonso Martínez, alumno brillante de la Universidad de León, Premio fin de máster al mejor expediente de su promoción en la ULE y estudiante aventajado de Doctorado en Economía de la Empresa, cree que se va a tardar «mucho» en llegar a épocas de crecimiento como las registradas en 2005 y 2006, especialmente en la provincia. Y a partir de ahí arranca su análisis tan poco tranquilizador.

«En la actualidad, aunque se empiezan a ver los primeros signos de recuperación de la crisis económica, la realidad de la gente es bien distinta. La mayor parte de los negocios tradicionales han cerrado y es muy difícil que se vuelvan a abrir. La cultura ha cambiado y hoy en día preferimos ir a comprar a grandes establecimientos en los que está todo, en parte porque nos es más cómodo y en parte porque pensamos que es más barato, cuando en la mayor parte de los casos no es así. El comercio tradicional probablemente ofrezca productos de mayor calidad y al mismo precio o incluso más barato. Uno de los sectores más prósperos que ha tenido León es la agricultura y la ganadería. Actualmente, el cambio de cultura y las pocas facilidades que se ofrecen a estos emprendedores agrícolas y ganaderos ha hecho que muchas explotaciones de la provincia de León tengan que cerrar. El campo y la ganadería han empleado a una gran cantidad de población. La desaparición de este sector en la provincia está provocando el despoblamiento de muchas zonas rurales, lo que lleva al cierre de otros negocios, que no sólo afectan al sector primario sino también a la industria y al sector servicios». Y uff, sólo queda suspirar. Contener la respiración. O actuar.

Daniel Alonso es partidario de este último. Y tiene alguna idea de qué se puede hacer. «Personalmente, creo que el futuro de España pasa por apoyar el emprendimiento en todos los sectores de actividad, pues son 

ellos los que generan riqueza, empleo y estabilidad social y económica».

Su trabajo de investigación sobre los factores que condicionan el esfuerzo innovador de la empresa le ha permitido conocer muy de cerca las dificultades a las que se enfrentan los empresarios y los innovadores de la provincia. Y los problemas a los que se enfrenta la ganadería y la agricultura se los sabe desde niño, lo ha visto en su pueblo, Villadangos del Páramo, donde ya sacaba buenas notas.

Planea una estancia fuera del país para ampliar su formación y mantiene el optimismo sobre el futuro de su generación.

«La mayor parte de la gente de mi edad aún conservan valores como el respeto, la confianza y la honradez. Mi generación ha crecido a medio caballo entre lo tradicional y el boom tecnológico y eso creo que es muy positivo para el desarrollo de la sociedad».

Es la generación llamada a tomar el relevo.

Author: Innova

Compartir esta noticia en