El pionero leonés de drones

MANUEL C. CACHAFEIRO | León

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), dependiente del Ministerio de Fomento, lleva registrados más de 1.000 operadores de drones de menos de 25 kilos al despegue en el primer año y medio desde la entrada en vigor de la normativa que regula el uso de este tipo de aeronaves tripuladas por control remoto y que han permitido el desarrollo, en condiciones de seguridad, de este sector tecnológicamente puntero y emergente.

Del millar de operadores, 15 han fundado ya su proyecto en la provincia de León y hay muchos más, no cuantificados, que también han superado los exámenes. David Nava, que tiene la sede de su proyecto en Trobajo del Camino, fue el primero que tuvo los papeles. Su autorización lleva por fecha el 20 de agosto del año pasado.

Leondrone, que así se denomina, tiene como gran objetivo «aumentar la productividad y la producción» de empresas de diferentes sectores, ya sean eléctricas, agrarias, cinematográficas o de construcción, utilizando los drones para labores especializadas. Con un dible objetivo: reducir costes y aminorar riesgos.

«Recordemos que estos equipos pueden operar en zonas cerradas como una mina, cargando bultos y pesos... Realmente puedes realizar todo tipo de trabajos hasta donde la ley nos permite», aclara David. En su caso, también quiere especializarse. «Lo que más tengo en mente es realizar un curso de termógrafia aplicada, ya que veo mucha salida y juego con las inspecciones de líneas aéreas y subestaciones eléctricas con los drones», comenta.

Con 31 años, David trabaja en mantenimiento en Renfe. Siempre, recuerda, le llamó la atención la robótica y la tecnología. Por eso pensó que su momento había llegado. «Cuando vi que los drones ya no eran solo cuestión militar exclusivamente, fui recabando información. Después se aprobó la ley para aplicaciones civiles, y además en León hacían el primer curso de piloto de drone. Me saqué el título de piloto básico; luego llegó el avanzado, también un cursillo para el montaje de los equipos y programacion.., lo único que me quedaba ya era ser operador de Rpas (Drones) por Aesa y lo saqué también».

Una vez preparado, el siguiente paso fue patentar un nombre y hacerse con un dominio para su proyecto, www.leondrone.es, «en homenaje a esta gran ciudad». En su opinión, el sector tiene todas las posibilidades posibles, «hasta donde alcance la imaginación y nos permitan la ley y las baterías (risas)». Desde operaciones de rescate, cargando maletines de primeros auxilios, haciendo una valoración visual y de riesgos a donde no pueden llegar los helicópteros..., hasta ayudar a un agricultor para que pueda recortar en gastos realizando fumigaciones con este tipo de equipos. Lo «primordial», matiza, «es que la ley cambie y sea efectiva para poder trabajar en núcleos urbanos». David también tiene la autorización para pilotar naves más grandes.

Según fuentes de Aesa, a nivel nacional, por actividades, la principal es la fotografía, filmaciones y levantamientos aéreos (topográficos y fotogrametría) con 960 operadores; para operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento, hay 557 operadores habilitados; 327 realizarán actividades de investigación y desarrollo; y 233 trabajan también en fotografía, Investigación y reconocimiento instrumental: calibración de equipos, exploración meteorológica, marítima, geológica, petrolífera o arqueológica, enlace y transmisiones, emisoras, receptor, repetidor de radio o televisión.

Para actividades de publicidad aérea mediante el uso de la aeronave hay 231 operadores; 83 para tratamientos aéreos, fitosanitarios y otros que supongan esparcir sustancias en el suelo o la atmósfera, incluyendo actividades de lanzamiento de productos para extinción de incendios; 34 para observación y vigilancia aérea; y 79 operadores para realizar trabajos especiales.

Además, AESA también ha autorizado a 67 operadores para realizar vuelos de prueba, demostración o investigación en espacio aéreo no controlado dentro del alcance visual del piloto o en una zona de espacio aéreo segregado al efecto. Y hay cinco operadores de más de 25 kilos que han solicitado autorización para realizar vuelos experimentales.

León tiene, en este sentido, muchas posibilidades. De momento 15 leoneses están en la pista de despegue. Listo para poder despegar.

DI26P2F1-12-28-27-9

David Nava, con su dron, haciendo una prueba en un descampado alejado de la ciudad. F. OTERO PERANDONES

PREGUNTAS CON RESPUESTA

Legislación para empezar a pilotar

 

Qué se puede hacer con un dron? Según AESA, actividades de investigación y desarrollo; tratamientos aéreos, fitosanitarios y otros que supongan esparcir sustancias en el suelo o la atmósfera, incluyendo actividades de lanzamiento de productos para extinción de incendios; levantamientos aéreos; observación y vigilancia aérea incluyendo filmación y actividades de vigilancia de incendios; publicidad aérea, emisiones de radio y TV, y operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento. En definitiva, las operaciones que se puedan realizar en zonas no pobladas y en el espacio aéreo no controlado.

¿Se pueden usar dron para grabar películas, filmar carreras, manifestaciones, bodas...? La actual regulación permite su uso sobre zonas no habitadas y por ahora no está permitido el uso en ciudades o sobre aglomeraciones de personas al aire libre, como pueden ser parques de ciudades, playas, campos de fútbol...

¿Qué requisitos son necesarios para grabar en exteriores?
La nueva normativa permite para una aeronave de hasta 25 kilogramos grabar en exteriores, pero ha de hacerse de día y en condiciones meteorológicas visuales, en zonas fuera de aglomeraciones de edificios en ciudades, pueblos o lugares habitados o de reuniones de personas al aire libre, en espacio aéreo no controlado, dentro del alcance visual del piloto, a una distancia de éste no mayor de 500 metros y a una altura sobre el terreno no mayor de 400 pies (es decir, como máximo 120 metros sobre el terreno).

¿Qué requisitos tiene que cumplir un piloto de drones?
Todos los pilotos de drones, indistintamente del tamaño de la aeronave, deberán acreditar una serie de requisitos: En primer lugar, que posee los conocimientos teóricos necesarios para obtener una licencia de piloto, lo que se puede hacer de tres formas: tener o haber tenido (en los últimos 5 años) una licencia de piloto (cualquier licencia, incluyendo la de planeador, globo o ultraligero), o bien demostrar de forma fehaciente que dispone de los conocimientos teóricos para obtenerla (por medio certificado de conocimientos teóricos emitido por una organización de formación aprobada por AESA, ATO, o, en el caso de que esos conocimientos correspondan a una licencia de piloto de ultraligero, mediante un certificado individual como apto tras realizar el correspondiente examen oficial de conocimientos teóricos), o si el peso máximo al despegue no es superior a 25 kilogramos por medio de un certificado básico o avanzado emitido por una organización de formación aprobada (ATO) tras superar un curso al efecto.

¿Qué requisitos legales se le exigen al propietario de un dron?
Indistintamente del tamaño de la aeronave tripulada por control remoto, todos los operadores de drones deberán cumplir los siguientes requisitos: Disponer de la documentación sobre la caracterización de la aeronave (configuración, características y prestaciones). Contar con un Manual de operaciones en el que establezca los procedimientos de la operación (por ejemplo, criterios para designar las zonas de despegue y aterrizaje, de condiciones meteorológicas para poder volar, gestión del combustible o energía, etc.). Haber realizado un estudio aeronáutico de seguridad de la operación. Establecer un programa de mantenimiento de la aeronave conforme a las recomendaciones del fabricante. Tener un piloto que cumple los requisitos establecidos. Disponer de un seguro conforme a la normativa vigente. Y adoptar las medidas adecuadas para que la aeronave no sufra actos de interferencia ilícita durante las operaciones, entre otros.

i

■ Necesidad de una mayor regulación.
El sector de las aeronaves pilotadas por control remoto, los llamados drones o RPAS, ha sido objeto de un gran crecimiento en los últimos meses. Es por ello que ha surgido la necesidad de establecer un marco jurídico que permita el desarrollo en condiciones de seguridad de este nuevo sector, tecnológicamente puntero y emergente.

DAVID NAVAS DRONE /

■ Cursos
de formación

Otra muestra del crecimiento y expansión del sector es el incremento de cursos de pilotos de drones. Únicamente pueden impartir cursos teóricos para obtener los certificados básico y avanzado para pilotar drones, las organizaciones de formación (ATOs) aprobadas por AESA, actualmente hay 58 ATOs, de las 108 autorizadas.

Author: Innova

Compartir esta noticia en