‘Gran Hermano’ en el Huerna

PILAR INFIESTA | Redacción

Tres pitidos resuenan a través de la megafonía de la sala de control de La Ablaneda. Una voz metalizada advierte: «Atención, exceso de CO2 en el túnel». Y acto seguido, las compuertas motorizadas del conducto de ventilación se mueven para propiciar más ventilación. Es un ejemplo del sistema de Detección Automática de Incidencias (DAI) que funciona desde hace un año en la autopista León-Campomanes para reforzar la seguridad 24 horas al día, 365 días al año. Desde esa atalaya se vigila el estado completo de la carretera y se coordinan las respuestas adecuadas a todas las situaciones que puedan sobrevenir, teniendo en cuenta que la carretera supera un desnivel desde los 354 metros sobre el nivel del mar asturianos hasta los 887 metros de León, pasando por una cota máxima de 1.229 metros.

El ingenio se basa en el análisis por software, en tiempo real, de las imágenes captadas por las 150 cámaras del circuito cerrado de televisión instaladas para el control del tráfico que llegan a 15 monitores. Asociado al circuito existe un sistema de detección de incidencias, que utiliza las imágenes captadas por las 38 cámaras de vigilancia situadas dentro de los túneles. Además, esa detección se reforzó, especialmente, en el túnel de El Negrón, con el despliegue de 50 cámaras de análisis integrado, capaces de apreciar automáticamente cada percance y, llegado el caso, activar el mecanismo de respuesta programado. También se instalaron 22 postes SOS con dos extintores cada uno y un sistema de megafonía con 146 altavoces. A lo largo de la autopista se rastrean 208 postes SOS, distanciados entre sí, dos kilometros a cielo abierto, y cada 120 metros en los otros túneles. Están dotados de un sistema electrónico que los capacita para autochequearse.

En cuanto al mecanismo de extracción de aire en El Negrón, se mejoró monitorizando las 43 compuertas, y estudiando la combinación más favorable para cada tipo de accidente. La suma de mejoras permite que las videocámaras inteligentes controlen todo lo que sucede en el túnel. Cuando un vehículo circula más lento de lo debido, un turismo se detiene o un pasajero se echa a la calzada, el sistema activa una alarma en el centro de control de La Ablaneda. En caso de emisión de gas habilita de forma autónoma la mejor combinación de exclusas abiertas y cerradas para resolver el problema. Las cámaras tienen sensibilidad para distinguir hasta la presencia de un paquete de clínex en la calzada. El Negrón es uno de los puntos más simbólicos de la autopista que une León con Asturias y uno de los túneles más largos de España con 4,2 kilómetros. En el momento en que el sistema detectara un incidente grave, el túnel se cerraría y bloquearía el acceso a más vehículos. Además, automáticamente se activarían los mecanismos necesarios como son la ventilación y la megafonía para informar a los conductores. Esta red se ha instalado en El Negrón 1, el tubo que lleva el tráfico a León, «porque los vehículos llegan desde Campomanes subiendo una pendiente del 16%, lo que provoca el calentamiento del motor, que se estima que origina la mayor parte de los incidentes», confirman.

Desde que el DAI comenzó a funcionar ya ha respondido ante situaciones reales, como un camión con un tubo de escape excesivo, que disparó la señal de dióxido de carbono. La mayoría de incidencias han estado, no obstante, relacionadas con una circulación a velocidad demasiado lenta, por debajo de 30 kilómetros por hora, según confirma la concesionaria. Otra de sus ventajas es que «el funcionamiento ha sido plenamente satisfactorio, ya que el número de falsas detecciones es muy bajo y todas las incidencias reales ocurridas han sido detectadas», destacan.

Para ello, dispone de analizadores digitales de imagen y el servidor del sistema, encargado de la configuración y de la gestión. En el momento en que se visualiza cualquier anomalía, el sistema genera un aviso. El equipamiento del DAI está integrado por dos tipos de tecnología. Una con «analizadores dedicados», encargados del análisis de las imágenes de una única cámara que se pueden configurar de forma centralizada (cuando todos los analizadores se encuentran en una misma ubicación), o descentralizada (si cada analizador se instala junto a la cámara). La otra usa analizadores múltiples, capaces de estudiar las imágenes de varias cámaras de forma simultánea. El sistema funciona de la misma forma independientemente del tipo de cámara, ya sea analógica (PAL, NTSC) o vídeo IP. También permite que los servicios de vialidad que de forma continua patrullan la autopista y los servicios de asistencia mecánica o sanitaria, se pongan en marcha ante cualquier eventualidad, movilizados desde el centro de control. Los operadores de esa sala reciben información de los postes de socorro, de las cámaras y monitores que conforman el circuito cerrado de televisión y de los distintos sistemas de detección automática de incidencias. En época invernal adquiere una importancia transcendental la tecnología ligada a las previsiones meteorológicas. Por eso como elemento imprescindible de apoyo a la seguridad vial en el interior de los túneles, en sus accesos y en otras áreas de la AP-66 que por su importancia estratégica o por verse afectadas por condiciones climatológicas extremas sea conveniente controlar preventivamente, se instalaron cámaras de monitorización y grabación con hilo directo a La Ablaneda. La tecnología de visión artificial proporciona a los operadores del centro de control información en tiempo real del tráfico y de las incidencias. El circuito de televisión está relacionado con los postes SOS y permite localizar al usuario que los utilice en el interior de un túnel y visualizar la incidencia. El DAI agiliza la búsqueda de soluciones, ejecutando el protocolo de actuación adecuado al tipo de incidencia que se produzca. Además, el servidor del sistema genera una grabación comprendida entre los 20 segundos previos a la anomalía y los 10 segundos posteriores a la misma. Para el buen engranaje de todo el conglomerado de cámaras, postes y monitores, se llevan a cabo la limpieza de los visores de las cámaras y pruebas de validación de su funcionamiento.

 

DI24P1F1-13-11-51-6

 

En el centro de control de La Ablaneda se recibe la información de las incidencias y se coordina la respuesta para solucionar cualquier percance. MARCIANO PÉREZ
DI24P2F2-11-26-40-4
El sistema identifica la incidencia y aporta la mejor respuesta. DL

DI24P2F5-14-43-48-6


Varios operarios, listos para actuar en el operativo invernal que incluye máquinas quitanieves. MARCIANO

DI24P2F4-14-42-04-1


Los monitores del centro de control recogen los datos de cámaras y postes de socorro. MARCIANO PÉREZ.

DI24P2F3-14-38-42-5


Interior de una cámara con analizador de accidentes de tráfico. DL

■ Cámaras y centro de control en La Ablaneda
El Centro de Control de la AP-66 en La Ablaneda, actúa de puente de mando que coordina la tutela y vigilancia del estado de la autopista las 24 horas del día, los 365 días del año. A sus quince monitores llegan las imágenes de las 150 cámaras del circuito cerrado de televisión y de otras 50 inteligentes en El Negrón. Si se producen incidencias se genera una alarma y una respuesta.

DI24P2F6-15-00-46-3■ Del exceso de humo a obstáculos en la calzada
El sistema de Detección Automática de Incidencias (DAI) consta de cámaras IP con analizador integrado que utilizan una red de comunicaciones Gigabit-Ethernet sobre fibra óptica. Es capaz de captar vehículos detenidos, que circulan despacio o en sentido contrario, peatones en la calzada, retenciones, obstáculos y humos.

■ Alarma y grabación del incidente
Cuando el sistema detecta una incidencia, genera una alarma que alerta al centro de control. Esto le permite una rápida actuación, según el protocolo de actuación adecuado al tipo de percance. El servidor genera una grabación desde los 20 segundos previos al incidente hasta los 10 segundos posteriores.

 

Author: Innova

Compartir esta noticia en