La cuenta historias de internet

SUSANA VERGARA PEDREIRA | León

La Red se ha convertido en su mejor aliada. Un altavoz que propaga sus flechas dialécticas a los cinco continentes desde un móvil, una tablet o un ordenador. Su desbordante imaginación, sus experiencias vitales, su alegría y su tristeza se habrían quedado escondidas en servilletas de papel sin destinatario, si no hubiera decidido volcarlas al mundo digital. Pero algo cambió el pasado 27 de septiembre. Ese día, Mariam Gancedo (la ‘m’ por Martínez) abrió su corazón y, quizás, su alma, a los internautas a través de una página en facebook: Bailando letras, que en sólo seis meses ha ido creciendo hasta los 13.500 seguidores. Su gancho no es fácil de imitar, ya que se asienta en la propia personalidad de esta leonesa que transforma lo cotidiano en frases llenas de esperanza.

Las frases y relatos que vuelca en la red suelen ir acompañadas de fotografías sugerentes. Decenas de seguidores las comparten y se las dedican a otras personas extendiendo los pensamientos de Gancedo por los cinco continentes. "Bailando letras" arrancó en facebook el 27 de septiembre de 2016. Ya contiene casi un millar de reflexiones.

Gancedo ha cosechado un éxito arrollador en el espacio cibernético, donde ya ha colgado 976 frases y relatos cortos. Como saetas, llegan a su mente desde cualquier punto, cuando camina por la calle, cuando se sienta en el sofá de su casa, al despertar o al acostarse. Son fruto de su invención, una fuente inagotable de vocales y consonantes que le brotan por Vivir con mayúsculas, caer y levantarse. Porque, ¿quién no ha sufrido por amor, quién se ha librado de los baches existenciales, quién no desea reír, recuperarse o ser valorado? Para ella, la felicidad es escribir. Una válvula de escape que comenzó a utilizar a los cinco años para mantener a raya una cierta soledad. Su madre estaba enferma y tocaba pasar muchas horas en casa. No echó de menos salir a jugar con otros niños. Se enfocó en dibujar con palabras otros mundos, en protagonizar decenas de vidas llenas de color y alegría. Incluso exploró la poesía. Unas rimas de premio escolar que le arrebataron, porque su voz era demasiado ronca para leerlas.

La escritura la salvó de la realidad, no siempre amable, al igual que su sentido del humor. Una ironía que le ha venido como anillo al dedo al dar el gran salto al mundo virtual. Curiosamente, ese paso lo realizó animada por varios compañeros del gimnasio, tras una cena. «Quisieron leer un libro que había escrito coincidiendo con mi separación. Les gustó y me animaron a seguir. Me dio por hacer una página en facebook que era como un diario, como si me contara las cosas a mí. Desde luego, nunca pensé que podría tener tanto éxito. Si no es por la red social, mis textos seguirían en casa sin conocerse», recuerda. Sus frases han hechizado, especialmente, a internautas de Latinoamérica, pero han sido compartidas por fans de EE.UU, África, Europa, Asia y Australia. Muchas parejas se las dedican.

Facebook ‘esparce’ las píldoras verbales de esta leonesa por el mundo sin moverse de la ciudad. Algunas son vistas por cinco millares de personas y otras por hasta 140.000. También le ha ayudado mucho a darse a conocer la promoción que le han brindado los autores de tres páginas similares ya consolidadas en la Red: TRECE, Hasta que me olvides y A mi manera. De hecho, el autor de TRECE la describió diciendo que era buena, «muy buena. Llegarás más lejos. Tús letras son sencillas, cotidianas, impregnadas de una dulzura casi pueril, pero con una madurez y sabiduría arrolladora... Desde aquí todo mi apoyo y que sigas deleitándonos como hasta ahora. Enhorabuena, Marian».

Ella reconoce que todo lo que escribe «es porque lo siento. No puedo escribir nada que no sienta o haya vivido». También sabe que es un poco «payasa y muy irónica. Parece que estoy contando la historia del conejito de Duracell y estoy dando unos hachazos como panes», bromea.

Sacar punta, saber reírse hasta de lo más dramático ha logrado un apabullante eco en Internet, porque sus seguidores la buscan para agradecerle sus consejos, por sentirse identificados con lo que cuenta, por encontrar consuelo y aliento en sus palabras. Parece un milagro, esa conexión, pero así es la Red, un amplificador de una gran contadora leonesa de historias.

Para resaltar las palabras, usa fotografías sugerentes que puedan acompañarlas. Unos días sube una o dos frases, otros más. Mariam Gancedo se estrenó ciberneticamente con un relato de catorce líneas, con un café solo «como una erre sin vocales», en el que reconocía que «nunca hay que llorar más que el tiempo que tardas en apurar la taza de café, porque al incorporarte siempre podrás preparar más. Y un café recién hecho sabe mucho más rico que aquel que se enfrió».

Cuidar durante décadas de su madre moldeó su carácter como escritora. «La cuidé toda la vida, más que a mí, y no me arrepiento, porque la quería y sé que ella empuja en todo esto bueno que me está sucediendo. Su humor fue lo que le permitió vivir tantos años. Fue un ejemplo vital», señala. La muerte de su progenitora, sobre la que giraba su vida, fue un golpe que la recluyó cuatro años en casa. «No podía escribir, leer... engordé 11 kilos», recuerda. Tras un duelo amargo, su fuego interno volvió a ponerla de pie y la regaló Internet. Una plataforma insospechada para llegar al público, para saber que gusta, para darse cuenta que los reveses de la vida dejan un poso que ella es capaz de encarar y contar. Exprimir los altos y bajos del camino es una tarea que borda sin pretensiones. «Claro que me gusta que dén al like, tener una buena cosecha, porque no creía en mí», indica. La difusión virtual de sus pensamientos, la ha animado incluso a lanzarse a escribir una segunda novela: Shei. Cien guerras, una batalla. La historia de una periodista que vive en China. «Yo me meto en el relato, lo vivo como si fuera ella, de forma intensa, pero si perdiera el archivo donde lo guardo en el ordenador, no sabría volver a escribirlo, me sorprendo al releerlo y pensar, ¿ésto lo escribí yo?», admite.

Como una buena escritora, expresa grandes cosas con pequeñas palabras, y mantiene un ritmo frenético de intercambio de mensajes con sus seguidores, a los que contesta casi siempre y en un corto espacio de tiempo. Con una de sus últimas publicaciones, logró 900 fans nuevos, que contribuyen al efecto rebote de sus frases en la Red, al compartirlas en sus perfiles de facebook. Una onda que llega al mar. Y es que escribir, quizás, sea la manera más profunda de leer la vida.

Las frases y relatos que vuelca en la Red suelen ir acompañadas de fotografías sugerentes. Decenas de seguidores las comparten y se las dedican a otras personas extendiendo los pensamientos de Gancedo por los cinco continentes. "Bailando letras" arrancó en facebook el 27 de septiembre de 2016. Ya contiene casi un millar de reflexiones. DL

 

La buena acogida de sus textos en Facebook la ha animado a comenzar a escribir la novela "Shei", la historia de una periodista que vive en China y a la que va a hacer viajar por medio mundo. DL

Mariam Gancedo se está convirtiendo en una de las 'reinas' de Internet con sus frases ingeniosas. RAMIRO

Author: Innova

Compartir esta noticia en