La montaña busca azafrán

MARÍA J. MUÑIZ | León

El Instituto Biotecnológico Healthy Plants da sus primeros pasos con un ambicioso programa de proyectos de mejora vegetal, que pretende ser motor del sector agrario leonés y convertirlo en puntero de la ‘tercera revolución verde’. Recién nacido de la mano de Laboratorios Agrovet, con un gran equipo de investigadores íntimamente ligado a las universidades de León y Oviedo, pretende poner remedio al abandono agrícola, y sobre todo a la falta de modernización del sector, para convertirlo en uno de los pilares más moderno, tecnológico y rentable de la economía leonesa. Los mimbres están ahí.

Los proyectos de Healthy Plants integran todos los pasos de la producción agrícola de calidad, desde la mejora fitosanitaria hasta la recuperación y mejora de variedades; sin olvidar el cada vez más necesario servicio de formación y soporte al productor. Y tienen uno de sus aspectos más innovadores en la búsqueda de cultivos de alto valor añadido para los agricultores. Una búsqueda que se apoya en la investigación para la selección de especies, determinación y preservación de los mejores ejemplares genéticos, generación in vitro de cultivos y un meticuloso seguimiento de los parámetros de producción, que no sólo atiende a las necesidades de las plantas para lograr la mayor productividad con el producto más demandado, sino un cuidado exquisito con el medio ambiente. Son dos caras del mismo mundo, que cada vez menos pueden vivir de espaldas.

La innovación de Healthy Plants no se centra sólo en los procesos de laboratorio e investigación. Una altura de miras que pone su confianza plena en el campo leonés convierte a la nueva inicativa del pujante panorama biotecnológico leonés en revolucionaria incluso en los planteamientos. Investigación sin complejos, ultima la propuesta de la adaptación de especies autóctonas de la montaña leonesa para uno de los cultivos más cotizados (y rentables) del escenario gastronómico mundial: el azafrán. «El cultivo in vitro de especies tiene especial interés para producir planta clónica de alta calidad, es decir, que sea idéntica a la parental de la que procede, y por tanto con caracteres fijados. Y además que tenga un valor comercial importante», señala la doctora Penélope García-Angulo, directora técnica de Healthy Plants.

Ese es el caso del azafrán (crocus sativus), «una planta de alto valor». Y de la que España es
uno de los principales productores y exportadores. Y además uno de sus más importantes mercados actuales.

«A pesar de su elevado valor de mercado, el azafrán no es un cultivo que haya sufrido importantes procesos de mejora», destaca García-Angulo. «Probablemente porque se propaga a través de bulbo, y tiene problemas de hibridación sexual».

El equipo de la nueva empresa biotecnológica leonesa investiga ahora la posibilidad de mejoras «interesantes, como son por ejemplo incrementar el número de estigmas (las hebras del azafrán), que en el corcus son de tres, pero en otros géneros afines pueden llegar a ser de seis. Y eso es muy interesante como carácter a mejorar, porque la hebra es la parte de la flor que se recolecta».
Además las investigaciones en el laboratorio estudian también la elasticidad y la coloración e las hebras, porque «esos son aspectos muy valorados por los consumidores de azafrán».

Un último detalle de la investigación que se lleva a cabo para intentar mejorar la rentabilidad del cultivo es seleccionar «variedades más y menos precoces en la floración, algo que puede ser muy interesante porque el azafrán actualmente florece en un período de tiempo muy corto. Y eso obliga a un trabajo muy intenso y concentrado en el tiempo, porque la recolección es manual».

Además de mejorar todas estas características de uno de los cultivos más valorados en la cultura gastronómica internacional el equipo de investigadores de Healthy Plants intenta que pueda producirse en la montaña leonesa. Para ello, actualmente están recogiendo muestras de crocus y colchicum en distintos puntos de la montaña. «En los próximos meses se comenzará el cultivo in vitro de estas variedades, para su estudio y análisis», explica la doctora.

El «oro carmesí»

Actualmente el azafrán, conocido como el «oro carmesí», se produce principalmente, además de en España, en la zona del Magreb, Italia, India y algunos países como Irán. Además de las hebras para usos culinarios, sus metabolitos secundarios son utilizados también para usos medicinales y antioxidantes (safranal, crocetina, crocina y pricrocina).

Los caracteres de la selección del azafrán vienen marcados por la intensidad del color carmesí de sus hebras y la elasticidad de éstas. Entre sus problemas para un cultivo más organizado y rentable está la asincronía en la floración y el número de hebras, que en las especies actuales se limita a tres.

Entre los objetivos que se ha marcado la empresa biotecnológica leonesa está la selección y caracterización de crocus y colchium propios de León, que se dan en la zona de la montaña, para ver cómo pueden adaptarse a la producción de azafrán; además de la caracterización de la huella química de cada especie. Por último, se trata de introducir el cultivo in vitro para la obtención de bulbos e hibridación con otros crocus y colchicum, con el objetivo de mejorar la especie y la producción, así como regular y optimizar sus formas de cultivo.

El azafrán es uno de los nuevos cultivos que el instituto biotecnológico creado por Agrovet está estudiando para introducir en la provincia de León, con el objetivo de mejorar e incrementar determinados cultivos que ahora o no son lo suficientemente importantes o gestionables o ni siquiera se plantean en esta zona; pero que pueden tener un recorrido comercial importante, y cuyas características pueden adaptarse a través del estudio y la mejora de las plantas base a través de cultivos in vitro.

La producción in vitro de plantas de alto valor comercial es uno de los objetivos del Instituto Biotecnológico Healty Plants. DL

 

i

El noveno productor agrícola del mundo
España es el noveno productor de productos agrícolas del mundo, y entre sus principales cultivos actuales se encuentran la alfalfa, gramíneas, leguminosas, cebada, remolacha azucarera y maíz. Todos estos cultivos se dan en Castilla y León, cuya superficie de cultivo se acerca al 20% del total de la que está en explotación en el conjunto del país.

agro2

Alto potencial, baja cualificación
El campo local tiene un alto potencial, no sólo por su extensión sino porque es capaz de producir los principales cultivos del país. Y también, según tratan de demostrar en Healthy Plants, de introducir nuevos cultivos, con un valor añadido más alto. Sin embargo, para ello hace falta atajar la falta de modernización del sector local.

Biotecnología vegetal en la provincia
Healthy Plants apuesta por la biotecnología vegetal aplicada, de forma que puedan llevarse a cabo programas que van desde la mejora fitosanitaria a la recuperación y mejora de variedades, nuevos cultivos y formación a los agricultores

REVOLUCIÓN VERDE

El campo leonés espera la tercera

La primera revolución verde se dio en el Neolítico, con la «domesticación» de algunas especies, entre aquellas que presentaban mejores características para su recolección. La segunda no tendría lugar hasta los años 60 del siglo pasado, mediante la mejora de las plantas cultivadas y también de las prácticas agrícolas, ligadas a a agroquímica y la mecanización del campo, que lograron un aumento espectacular de la productividad agrícola. El campo vive hoy la denominada «tercera revolución verde», que llega de la mano de la ingeniería genética y del cultivo de tejidos vejetales, a través de la biotecnología. Los programas de mejora genética vegetal protagonizan esta nueva revolución, en la que los investigadores leoneses en biotecnología buscan un papel protagonista.

agrovet-1-3
■ El equipo de I+D+i de Healthy Plants tiene como directora técnica a la doctora Penélope García-Angulo. Su director gerente es Pablo Flórez; y la técnico responsable del Laboratorio de Cultivo de Tejidos Vegetales es la doctora María de Castro. Trabajan con el director técnico de Agrovet, David Rodríguez. Y colaboran con las universiades de León y Oviedo, además del Centre for Research in Agricultural Genomics (CRAG).

Author: Innova

Compartir esta noticia en