León ensaya la tormenta perfecta del AVE de La Meca

MANUEL C. CACHAFEIRO | León

Un grupo del Instituto de Medio Ambiente de la Universidad de León liderado por el catedrático José Luis Sánchez, en coordinación con Adif, tiene por delante un reto apasionante y, por otro lado, muy poco estudiado, como es la predicción de tormentas de arena en el desierto. Y todo, después de que un consorcio español formado por una docena de empresas -entre ellas Adif y Renfe- se haya hecho con la construcción de la línea de alta velocidad La Meca-Jeddah-Medina, en Arabia Saudí. «Se trata de predecir la aparición de tormentas y, sobre todo, si van a afectar al trazado, en este caso, del AVE», explica José Luis Sánchez.

El encargo del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias responde a que, en España, no hay experiencia sobre este tipo de fenómenos meteorológicos, muy comunes en cambio en zonas del mundo como la península Arágiba. El estudio busca conocer su impacto en las vías y, sobre todo, en los motores de los trenes, «porque este tipo de averías son muy costosas», indica José Luis Sánchez.

El AVE a La Meca no es una obra más. Para España representa también poner en valor su capacidad tecnológica. Con un coste de 6.800 millones de euros, el proyecto implica la construcción, explotación y mantenimiento de la línea y de los trenes durante un periodo de doce años con opción a prórroga. La línea tendrá 35 trenes y 450 kilómetros de longitud, y dará servicio a más de 160.000 peregrinos al día y 60 millones de viajeros al año. Será una de las líneas más modernas, seguras y de mayor calidad del mundo. De ahí, la importancia de analizar aspectos como las tormentas de arena.

El equipo de José Luis Sánchez, que tiene otros encargos como el riesgo del hielo en las nubes para el tráfico aéreo, realizará el estudio sobre las tormentas de arena en su laboratorio de León -uno de los mejor preparados de España-, en Arabia Saudí y con la utilización de satélites.

Las tormentas de polvo severas pueden reducir la visibilidad a cero, lo que impide que se pueda realizar un viaje, o acumular grandes cantidades de arena en áreas sensibles, como pueden ser, en este caso, las vías del tren o los motores.

En los países árabes son conocidas con la palabra ‘haboobs’, que significa viento, o hacer volar. Actúan como un rodillo que produce un efecto ola que va agitando y levantando de manera violenta la arena a medida que va avanzando sobre el terreno. Todo un peligro.

Para la realización del estudio sobre el terreno, los investigadores leoneses se servirán también de socios locales con el fin de aminorar costes y poder recrear situaciones extremas que puedan llegar a producirse en este tipo de fenómenos meteorológicos.

El primer tren llegará a Arabia Saudí a finales de este año. España ya está fabricando 12 unidades bimotor. Según las autoridades saudíes, la fase experimental del ferrocarril está previsto que comience durante el primer cuatrimestre de 2015. Entonces, será tiempo de observar cómo les afectan el clima, las altas temperaturas o la humedad.

La puesta en marcha de la nueva línea está prevista para finales de 2016.

DI9P2F1-25f4da84

Tormenta de arena en el desierto fotografiada por Hachi Chikwendiu, con la que obtuvo el primer premio del World Press Photo en la categoría de Naturaleza en el año 2004. HACHI CHIKWENDIU.

DI9P2F5-29e07e92

■ Las empresas
Además de Renfe y ADIF, el consorcio por parte española está formado por Ineco, Indra, OHL, Consultrans, Copasa, Imathia, Cobra, Dimetronic, Inabensa y TALGO. El contrato fija el suministro 35 trenes de alta velocidad (300 km/h) –hay una opción de compra de 23 trenes más durante el periodo de operación– equipados con la última tecnología.■

El AVE saudí
Cuando entre en funcionamiento, el viaje en AVE de La Meca a Medina se hará en menos de dos horas y media. Los trenes contarán con capacidad para más de 450 viajeros cada uno. El servicio tendrá demandas en hora punta de entre 11.000 y 13.000 viajeros, lo que da prueba de su importancia.

Author: Innova

Compartir esta noticia en