Los brokers de la energía

MARÍA J. MUÑIZ

La energía es, junto a los trabajadores, el gran coste de las empresas industriales. Y la electricidad es un mercado teóricamente liberalizado, aunque la complejidad y volatilidad al minuto de sus variables lo hacen prácticamente inalcanzable para muchos de los que serían sus potenciales clientes. En este resquicio entre las grandes y poderosas empresas eléctricas (que acaparan no sólo la producción sino también la comercialización) y la realidad de las empresas, incapaces de hacer frente al mecanismo, ha encontrado su nicho de negocio Gerencia Energética. Gener, creada por dos ingenieros leoneses en 2005, que mantiene su sede en León, ha conseguido desarrollar una herramienta informática de software libre con la que controla las necesidades de sus clientes (un 40% de los que participan como empresas en este mercado) a la vez que consigue los mejores precios diarios en el mercado de la electricidad. El ahorro para sus clientes (en el precio de este mercado, al que hay que sumar el resto de los componentes que articulan el precio de la luz) oscila entre el 30 y el 60%. Para clientes industriales (el Ministerio de Industria calcula que son los que gastan de media unos 240.000 euros anuales en este concepto) eso supone toda una opción a tener en cuenta. La leonesa Gener es además la única que no sólo vigila los precios de la energía para comprar al mejor precio a cada uno de sus clientes sino que dispone de un meticuloso sistema de control que permite detectar a los «vampiros» que «roban» electricidad, y programar un sistema de mantenimiento y control para tenerlos a raya.

Así lo explica Joaquín Jarrín, ingeniero y director técnico de la empresa en la que a día de hoy trabajan 17 personas, volcadas en escudriñar los mercados eléctricos y los resquicios por los que la energía se escapa a sus clientes. «La Ley del Sector Eléctrico de 1997 establece la liberalización y la libre contratación de la electricidad, a través de una nueva forma en la compra de energía que acababa con los monopolios. En teoría, las empresas productoras no podían ser las mismas que las comercializadoras. Lo que hicieron las grandes compañías del sector fue crear empresas para cada una de estas funciones. Es un sector muy poderoso, capaz de presionar mucho».

Y el mercado eléctrico un complejo sistema de normas, mercados y variables que cambian en cada hora del día, y dependen en gran medida de factores como el agua, el viento, los días festivos,...

Algo prácticamente imposible de controlar por un consumidor individual, por mucho que el coste energético sea trascendental para sus resultados. Para poner este mercado al alcance de los clientes industriales Gener ha desarrollado el Sistema de Información Energética en Tiempo Real, «La bolsa de energía disponible en el mercado está regulada por Red Eléctrica, propietaria de las líneas de distribución, las autopistas eléctricas; y por el Mercado Ibérico de la Electricidad, que regula la oferta de los productores y las de los demandantes de esa energía».

Casación
Fruto de este cruce de oferta y demanda se crea una casación que varía no sólo diariamente, sino a cada hora. «Hasta el punto de que en algunos momentos de mucho viento o gran hidraulicidad, o durante la noche, el precio de casación puede llegar a cero euros». El problema para el consumidor general, señala Jarrín, es que en este mercado participan grandes empresas, lobbies, fondos de inversión,... «Hay muchos intereses para controlarlo».

Aún así, la apertura legal a «un nuevo método para comprar energía» ha permitido a Gener entrar en este mercado, y comprar directamente. «El ahorro que permite es doble. Por un lado, analizar la evolución de los precios para comprar al mejor para las necesidades de cada cliente; por otro evitar el coste a mayores que suponen las comercializadoras». La herramienta permite «conseguir el mejor precio hora a hora en la casación diaria», y puede atenderse a «cualquier empresa, a nivel nacional».

Jarrín señala que el primer semestre de funcionamiento del sistema las empresas han conseguido un ahorro medio del 40% en el precio de la energía. «Otra cosa son los peajes y los costes regulados». Entre los que se incluyen los peajes de transporte y de distribución, los costes de gestión de las comercializadoras, de seguridad de abastecimiento, costes permanentes de los operadores del sistema,...
Otra de las ventajas que Jarrín destaca del sistema es «la posibildad de vender aquella energía que no vaya a consumirse. O la posibilidad de comprar más energía al mejor precio en un momento en el que se necesite; o de programar la suspensión de la compra en un día de fiesta o de huelga,... Es un sistema muy flexible, que permite un control en tiempo real».

En todo este proceso Gener actúa como gestor. «La empresa cliente paga directamente al Estado y a las empresas eléctricas, nosotros hacemos las gestiones y cobramos un porcentaje del ahorro que se consigue. Prescindimos de los intermediarios y el cliente se convierte en su propia comercializadora».
Para acceder a este servicio Gener realiza un primer estudio sobre la empresa potencialmente cliente, en el que estudia los últimos doce meses de facturación. Entonces informa de si cumple el perfil o no para que su curva de consumo pueda beneficiarse de los mecanismos de compra directa en el pool eléctrico.
Si es así, realiza además un control continuo de mantenimiento para detectar «fugas» puntuales de electricidad dentro de un proyecto más ambicioso de eficiencia energética, «Estamos contectados en tiempo real al contador del cliente, que no suele imaginar la cantidad de electricidad que pierde en luces que se dejan encendidas, aires acondicionados que se encienden cuando no hay nadie, bombas que funcionan sin necesidad,...».

Sorpresas desagradables en el recibo final que pueden evitarse, lo que sumado a una compra puntual y al mejor precio de la energía necesaria permite mantener bajo control estricto uno de los grandes costes industriales.

interior

Author: Innova

Compartir esta noticia en