Los demás por vocación

S.V.P. | LEÓN

Ha aparcado un máster para dedicarse a lo que de verdad le gusta. No sólo la enfermería, sino el cuidado de los pacientes. Así es como Bárbara Vega Mallo ha llegado a la Residencia de Mayores El Santo, en Bembibre. Ella y un currículum brillante hecho a base de inteligencia y esfuerzo. Su 9,13 de media en la carrera le ha permitido encontrar trabajo y encima cerca de casa, ha nacido y vivido toda su vida «menos tres meses» en Ponferrada.

Con 23 años tienen las cosas claras. Quiere seguir siendo enfermera «bastantes años», no le disgusta la docencia en Educación para la Salud y Atención Primaria, le atraen las redes sociales y las aplicaciones destinadas a la salud —su trabajo de fin de grado estuvo dedicado a este asunto—, le gustaría irse una temporada fuera de España «pero por propia decisión, no obligada, cosa que es tan común últimamente entre los jóvenes» y sabe que «hay piedras en el camino» pero no está dispuesta a tirar la toalla.

Se ha asombrado del empeño que ponen los profesionales del Sistema Público de Salud para reducir el impacto de la crisis sobre todos los ciudadanos — «ponen todo de su parte», dice— y también en el área de la educación. «He visto a profesores desesperarse y buscarse la vida para conseguir materiales y recursos en cualquier parte y a gente que ha tenido que hacer equilibrios imposibles para seguir estudiando», cuenta. Por eso cree que no hay que desistir, por cada uno de nosotros y «por los profesionales con los que contamos».

«Las ganas de poder decidir sobre nuestro futuro es lo último que podemos perder».

DI9P7F1-20-25-39-3

Author: Innova

Compartir esta noticia en