Profesores magistrales en Youtube

DAVID VILLAFRANCA | Madrid

«Creo que siempre he sido un excéntrico. De verdad. Desde el primer día, mis clases siempre han sido diferentes». Vestido con una de sus extravagantes camisas multicolor, el profesor holandés Walter Lewin se dirige al público que abarrota una sala en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), una de las universidades más prestigiosas del mundo.

Pocos dirían que se trata de una clase de física. Los estudiantes se ríen y bromean con el profesor, pero no pierden detalle en ningún momento de las palabras de Lewin. No se trata, desde luego, de una clase habitual. Por ejemplo, los alumnos han podido ver cómo Lewin se montaba en un péndulo de cinco metros de altura para volar y demostrar así algunas de las leyes físicas más elementales.

Pero más allá de sus peculiares métodos, lo realmente novedoso de sus lecciones es su éxito entre el público, porque además de los estudiantes del aula sus clases se alojan en Youtube en vídeos que acumulan centenares de miles de visitas. La clase anteriormente descrita, por ejemplo, supera el millón de visionados.

Walter Lewin es quizá el más popular de los «profesores de Youtube», pero hay otros como Leonard Susskind o Robert M. Sapolsky cuyas clases también arrasan en la red. Ahora, gracias a internet, el conocimiento del MIT o de Stanford llega hasta nuestra casa.

Un genio chiflado

«Lewin es un profesor increíble y apasionado sobre la belleza de la física y su poder como una manera de mirar el mundo. Él lleva la ciencia a la vida (...) Tiene muchísima energía y entusiasmo y métodos muy divertidos para explicar las cosas». Esta persona que confiesa en su blog personal su admiración por Walter Lewin es Bill Gates. El fundador de Microsoft es sólo uno de los miles de seguidores que tiene en todo el mundo Walter Lewin, de 77 años y profesor en el MIT desde 1966, gracias al poder de Youtube.

Los vídeos de Lewin muestran a un loco enamorado de la física, tan divertido como un monologuista y, sobre todo, a un profesor dispuesto a usar cualquier método para transmitir sus conocimientos.

Además de su famoso péndulo, en su aula se ha montado en una bici propulsada por un extintor para mostrar cómo despegan los cohetes, o ha golpeado con un trapo a un estudiante, que se prestó a ello voluntariamente, para enseñar cómo funciona la electricidad estática.

Su objetivo con lecciones tan atípicas y entretenidas es hacer que los estudiantes se interesen por la física para que, a partir de lo que ven en la clase, se lancen a descubrir por sí mismos lo que sucede fuera de ella. En definitiva, trata de contagiar a los estudiantes el «amor por la física», algo que es «para el resto de sus vidas».

«Les hice mirar al mundo de una forma como nunca antes habían mirado y, lo que es más importante, cambié totalmente el modo en el que veían sus vidas», dijo el profesor, quien sigue defendiendo que experimentar los fenómenos es la mejor manera de aprender.

Ciencia en Youtube 

Lewin no es el único físico que triunfa en Youtube. El estadounidense Leonard Susskind, profesor en Stanford, cuenta con más de un millón de visitas de su primera lección del curso de Física Moderna, en la que explica la Teoría de la relatividad, de Einstein.

Y es que, en general, las videoclases de ciencias y tecnología son las más populares en internet. Otro profesor de Stanford, el iraní Mehran Sahami, también supera el millón de visionados en su curso de Programación. Aunque quienes quizá ostentan el récord de visitas en el campo de la informática son los profesores del MIT Eric Grimson y John Guttag, cuya primera clase de Programación sobrepasan ya los dos millones de visionados.

También hay mujeres entre los docentes estrella de la Red, como la profesora Marian C. Diamond, que imparte Biología en la universidad de Berkeley y cuya primera clase de Anatomía General Humana ha sido vista reproducida casi 900.000 veces. En Psicología, el profesor Robert M. Sapolsky, que da clase en Stanford, llega hasta las 600.000 visitas con su explicación sobre la depresión en Estados Unidos.

Muchos de estos profesores, además, han publicado libros de divulgación sobre sus clases como una manera adicional de acercarse a un público cada vez más amplio. Por ejemplo, Walter Lewin resumió sus enseñanzas en `Por amor a la física', y Sapolsky analizó el estrés en su libro `¿Por qué las cebras no tienen úlcera?'.

En cualquier caso, fue el MIT la primera gran universidad que comenzó en 2002 a publicar en internet vídeos de sus clases a través del programa OpenCourseWare. «La idea es simple: publicar todos los materiales de nuestros cursos en la red y hacer que estén totalmente disponibles para cualquiera», explica en la web de la universidad el profesor Dick K.P. Yue.

El éxito de la iniciativa animó a otras universidades a seguir su ejemplo e incluso ahora existe el Open Education Consortium, con más de 25.000 cursos disponibles y que agrupa a 79 universidades de todo el mundo.

Walter Lewin fue uno de los que más se benefició del OpenCourseWare. En 2007, un artículo de `The New York Times' le citaba como «una estrella de la web» o «un gurú de Internet», aunque él sigue enfocado en lo suyo: divulgar el conocimiento de la física al mayor número posible de alumnos.

«Si odias la física, es porque tuviste un muy mal profesor. Hago que cada estudiante, no sólo en el MIT sino en el todo el mundo, ame la física», dice en un vídeo Walter Lewin. Ahora, sus alumnos no sólo asisten a sus clases y leen sus libros, le siguen en Youtube.

DI24P6F1

 

Author: Innova

Compartir esta noticia en