Unidos en la vanguardia científica

MANUEL C. CACHAFEIRO | LEÓN

Intentar que la sociedad se dé cuenta de que la Biotecnología está a su alrededor, desde siempre, y potenciar la investigación ya que, sin ella, «la sociedad no existiría tal y como la conocemos», son los retos de la Asociación de Biotecnólogos de León, surgida en 2007 y que, recientemente, ha celebrado unas nuevas jornadas de puertas abiertas.

León es, en este sentido, vanguardia a nivel nacional. «Fuimos la tercera asociación española en crearse, y actualmente somos una de las más numerosas y más activas, como hemos podido demostrar en los últimos años con la organización en Madrid del Biotech Annual Congress 2012 (con presencia de un Premio Nobel); las jornadas ConCiencia de divulgación de la Biotecnología para el público general leonés; Biotechnofarm, un programa de FEBiotec en el que llevamos experimentos sencillos y la Biotecnología a los institutos y nuestro último proyecto, la Semana Nacional de la Biotecnología, organizada en León y Madrid junto con la Asociación de Biotecnólogos madrileña», explica David Álvarez Ordás, el presidente de la asociación leonesa.

La Biotecnología es una carrera multidisciplinar que no sólo incorpora conocimientos de Biología, sino también de Química, Física, Matemáticas… Al año, entran en León apenas 50 nuevos alumnos. «Todo ello hace que sea fascinante, ya que no sólo se estudia los mecanismos y características de los seres vivos, sino todas las técnicas asociadas para poder conseguir un producto de interés para el ser humano», sostiene Álvarez Ordás.

La Biotecnología conforma un sector muy amplio. Desde la fabricación de un yogur o el diseño de cosméticos, pasando por la salud humana, hasta la generación de energía mediante cultivos modificados genéticamente. Los estudios, dicen los expertos, se encuentran entre los que más futuro tienen. Además, por sus amplios conocimientos en otros campos, los biotecnólogos tienen un amplio abanico de posibilidades laborales. Y es que «en un modelo productivo donde se prime el producto con valor añadido antes que la producción barata, el biotecnólogo tiene un papel fundamental», sentencia David Álvarez Ordás.

La Asociación, en el caso de León, también es un acicate para la propia carrera ya que genera «mucha piña» entre los estudiantes, les sirve de soporte durante su duro trayecto por los estudios y, además, les ayuda a mejorar otros aspectos al margen de los estudios pero claves para el futuro, como el fomento del trabajo de equipo y la gestión de proyectos, señala.

La FEBiotec (Federación Española de Biotecnólogos) incluso nació en León en el marco del III Congreso Interuniversitario de Biotecnología de 2008. «Este movimiento asociativo hace que cientos de estudiantes y biotecnólogos se muevan por España para acudir a los congresos anuales donde la ciencia de alto nivel se les pone al alcance de la mano y donde pueden conocer a gente como ellos de cualquier lugar del país Estos congresos también son una oportunidad estupenda de networking y de crear contactos para poder desarrollar tu vida profesional», resume Álvarez Ordás a modo de conclusión.

DI9P4F2-298f6c24
Varios de los miembros de la Asociación de Biotecnólogos de León, en una imagen reciente. DL.

Author: Innova

Compartir esta noticia en